Archivo de la etiqueta: Libros y novelas

Dune: Las aguas del Kanly (XI)

CAP 6

En el sietch escondido de los contrabandistas, en el desierto profundo, el animo era una mezcla de enfado unido con odio. Mientras las defensas aereas Harkonnen se lanzaban para interceptar y escoltar al cisterna, la capsula de salvamento de Gurney se estrellaba en el desierto. Bien lejos del cisterna, las naves de los contrabandistas los recuperaron a tiempo de evitar una tormenta que se preparaba en la atmosfera, y llevarles rapidamente al abrigo de rocas y cañones del desierto. Los Harkonnen encontraron la capsula, pero a ninguno de los contrabandistas, y la tormenta les hizo volver a Cartagh. Sigue leyendo

Dune: Las aguas del Kanly (X)

Gurney y sus hombres corrieron, lanzando rafagas, cargando con otros dos soldados Atreides a la cabeza. La mampara de la entrada hacia un cuello de botella y solo podian pasar de tres en tres, y entonces vio lo que se habia temido.

Ademas de la pequeña tripulacion, veinte soldados armados Harkonnen les hicieron frente. Las alarmas comenzaron a sonar en el cisterna. Sigue leyendo

Dune: Las aguas del Kanly (IX)

CAP 5

Fue muy sencillo intervenir los sistemas del cisterna. Haciendo su papel de funcionarios de la Cofradia, Gurney y sus hombres verificaron los motores del cisterna, reconocieron la carga de agua que llevaba y autorizaron la salida desde el carguero. Una hora mas tarde, despues de que casi todos las otras naves que salian hacia Arrakis ya hubieran dejado los muelles y descendieran al planeta desierto, el cisterna estaba preparado para salir. Los inspectores de la Cofradia marcharon a traves del tubo de acceso a la cubierta principal, o al menos eso mostraban las grabaciones, y el capitan recibio la autorizacion de partida. Sigue leyendo

Dune: Las aguas del Kanly (VIII)

Gurney se sintio aliviado cuando llegaron a la rampa asiganda para el cisterna Harkonnen. Gurney uso sus tarjetas de acceso, sin tener otra opcion qque fiarse de Fenring y sus aliados en la Cofradia que habian desviado a los otros equipos de inspeccion, dejandoles el camino abierto a el y su tripulacion. Como manera de proceder, la Cofradia no se involucraba en riñas entre Casas o feudos, especialmente por algo como un simple cisterna… y menos aun por el arrebato de ira de los ultimos supervivientes de una Casa noble caida del Landsraad. La Casa Atreides era irrelevante para ellos, pero no lo era para Gurney y sus hombres. Sigue leyendo

Dune: Las aguas del Kanly (VII)

CAP 4

Doce hombres, todo leales, verdaderos Atreides veteranos para esta mision.

Gurney les selecciono personalmente y eso no gusto a los otros en el escondrijo de los contrabandistas, porque cada uno de aquellos hombres que habia sobrevivido a Arrakeen aun servia a la memoria del Duque Leto y su familia y querian compartir con Gurney la busqueda del kanly. Ellos querian derramar sangre Harkonnen, pero solo podia llevar un pequeño grupo a la mision en el crucero de la Cofradia, donde podrian robar el cisterna de agua de Rabban. Una docena le seguian… y Gurney no les prometio que sobrevivirian. Simplemente les dijo que podrian vivir o morir. Hombres valientes y dedicados.

-Por la Casa Atreides!.-, brindaron, unidos a los otros Atreides que no irian a la mision. Sigue leyendo

Dune: Las aguas del Kanly (VI)

CAP 3

No fue dificil unir a los habitantes del desierto y los Fremen contra los Harkonnen. Gurney lo sabia, conocia a la Bestia Rabban.

Menos de una semana despues de la reunion secreta con Fenring, los exploradores contrabandistas y los cazadores de especia descubrieron una columna de humo como una bandera negra en una llanura del mismo centro del desierto, junto a un cañon, el lugar ocupado por uno de los graben locales. El pequeño poblado recogia las gotas de humedad del aire con grandes condensadores y trampas de viento. La gente escarbaba los minerales de la roca y los metales y sacaba la especia justa del desierto abierto para comerciar en las ciudades por suministros y medicinas necesarias, sin lujos. El humo habia habia flotado durante horas antes de que un observador diera el aviso. Sigue leyendo

Dune: Las aguas del Kanly (V)

Gurney no le creyo ni por un momento, pero lo dejo pasar. Fenring sabia algo aunque probablemente no estaba inmerso en el plan. Como minimo, el y el Emperador miraron hacia otro lado y dejaron que los Harkonnen cometieran traicion. Respiro profundamente. Aquello no estaba en su punto de mira ahora. -Politica y politicos-, dijo. -y que se vayan a los malditos siete infiernos todos. Se quien fue el traidor. Jessica. La concubina de mi amado Duque, la mujer que compartia su cama, la madre de …-, su voz se interrumpio, -La madre de Paul Atreides. Querido Paul. Todos se fueron ya-. Sigue leyendo