Dune: Arma y carga (y II)

Logno no tenía el valor de comprobarlo. Veneno. Algún día me encargaré de ella de este modo. Es cautelosa, pero puedo conseguir que se distraiga. Aunque sus hermanas se burlaran de ello, el veneno era un instrumento aceptado de sucesión. siempre y cuando el sucesor poseyera otras formas de mantener su dominio.

– Logno, esos ixianos con los que hablaste hoy. ¿Qué dicen del Arma?

– No comprenden su función, Dama. No les dije que era.

– Por supuesto que no.

– ¿Sugeriréis de nuevo que Arma y Carga sean unidas?

– ¿Te estás burlando de mí, Logno?

– ¡Dama! Jamás haría algo así.

– Espero que no.

Silencio. Logno comprendió que ambas consideraban el mismo problema. Sólo trescientas unidades del Arma habían sobrevivido al desastre. Cada una de ellas podía ser utilizada tan sólo una vez, a condición que el Consejo (que retenía la Carga) aceptara armarlas. La Gran Honorada Matre, controlando el Arma en sí, tenía tan sólo la mitad de aquel horrible poder. El Arma sin la Carga era simplemente un pequeño tubo negro que cabía en la mano. Con su Carga, era como una guadaña que abría un sendero de muerte sin sangre a lo largo del arco de su limitado alcance.

– Los de Muchos Rostros -murmuró la Gran Honorada Matre.

Logno asintió hacia la porción de oscuridad de donde procedía el murmullo.

Quizá puede verme. No sé qué otra cosa salvó, o lo que pueden haberle proporcionado los ixianos.

Y los de Muchos Rostros, malditos fueran por toda la eternidad, habían ocasionado el desastre. ¡Ellos y sus Futars! ¡La facilidad con la que todo excepto aquel puñado de ejemplares del Arma había sido confiscado! Asombrosos poderes. Tenemos que armarnos bien antes de volver a esa batalla. Dama tiene razón.

– Ese planeta… Buzzell -dijo la Gran Honorada Matre-. ¿Estás segura de que no está defendido?

– No detectamos defensas. Los contrabandistas dicen que no está defendido.

– ¡Pero es tan rico en soopiedras!

– Aquí en el Antiguo Império, la gente no se atreve a atacar a las brujas.

– No creo que tan sólo haya un puñado de ellas en ese planeta. Es un trampa de algún
tipo.

– Eso siempre es posible, Dama.

– No confío en nuestros contrabandistas, Logno. Atrapa a unos cuantos más y comprueba de nuevo eso de Buzzell. Puede que las brujas sean débiles, pero no creo que sean estúpidas.

– Sí, Dama.

– Di a los ixianos que incurrirán en nuestro desagrado si no pueden duplicar el Arma.

– Pero sin la Carga, Dama…

– Trataremos de ese otro punto cuando debamos hacerlo. Ahora vete.

Logno oyó un sibilante «¡Sssssí!» mientras salía. Incluso la oscuridad del pasillo era
bienvenida tras la oscuridad del dormitorio, y se apresuró hacia la luz.

“Casa Capitular de Dune”, de Frank Herbert

Leer parte I

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s