Dune: Jessica y los mensajes del invernadero

Hawat ha inspeccionado todo este lugar, pensó Jessica. No puede haber nada terrible ahí dentro. Empujó la puerta. Se abrió hacia dentro, revelando una pequeña habitación con otra puerta oval en el otro lado. Una compuerta estanca!. Franqueó el umbral y entró en la pequeña habitación. Por qué una compuerta estanca en la casa?, se preguntó. Y súbitamente pensó en las exóticas criaturas aisladas allí en climas especiales. Climas especiales!. Parecía lógico en Arrakis, donde donde incluso las plantas más secas de otros lugares debían ser regadas.

Vio una minúscula inscripción grabada en el metal sobre la manija. Reconoció las palabras en galach y leyó:

“Oh, hombre!. He aquí una adorable porción de Creación de Dios; mira, y aprende a amar la perfección de Tu Supremo Amigo”… —Un invernadero —susurró.

Estaba rodeada de plantas y arbustos en macetas. Reconoció una mimosa, un membrillo en flor, un sondagi, una pleniscenta de flores aún en capullo, un akarso estriado de verde y blanco… rosas… Incluso rosas!. Se inclinó para respirar la fragancia de un grupo de flores rosadas, después se incorporó y miró a sualrededor. Un sonido rítmico invadió sus sentidos. Apartó una muralla de hojas y miró al centro de la habitación. Descubrió allí una fuente baja, con el pilón acanalado. El ruido rítmico era ocasionado por un hilillo de agua que se elevaba formando un arco y luego caía tamborileando sobre el fondo metálico de un pilón. Jessica se situó en estado de percepción acrecentada, e inició una inspección metódica del perímetro de la habitación. Parecía tener unos diez metros de lado. Por su situación en el extremo del vestíbulo y algunas sutiles diferencias en su construcción, dedujo que había sido añadida a aquella ala del edificio mucho tiempo después de la construcción original.

Había agua por toda la habitación… en un planeta donde el agua era el más precioso jugo de la vida. Tanta agua malgastada hizo que se inmovilizara, aturdida. Cristal filtrante, pensó. Transforma un sol blanco en algo más suave y más familiar. Quién ha podido concebir un lugar así?. Leto? Seria digno de él el sorprenderme con un regalo así, pero no ha tenido tiempo. Y tiene problemas mucho más importantes en qué pensar.

Recordó el informe acerca de que muchas casas de Arrakeen tenían selladas puertas y ventanas con compuertas estancas a fin de conservar y condensar la humedad interna. Aquella habitación implicaba un status mucho más significativo que la ausencia de sellos de agua en las puertas exteriores. Calculó que aquella agradable habitación usaba tanta agua como la necesaria para sustentar a mil personas en Arrakis… posiblemente más.

… Se acercó a la fuente y estudió el mensaje escrito en el bloc:

“A DAMA JESSICA:

Que este lugar os dé tanto placer como me ha dado a mi. Permitid que esta habitación os recuerde una lección que hemos aprendido de los mismos maestros: la proximidad de una cosa deseable hace tender a la indulgencia. Ahí acecha el peligro. Con mis mejores deseos.

MARGOT DAMA FENRING.”

El mensaje contenido en aquella nota exigía toda su atención, ya que las palabras habían sido elegidas de tal modo que informaran que la autora era otra Bene Gesserit. Jessica pasó las yemas de sus dedos por encima del bloc, buscando perforaciones en clave. Nada.

Inspeccionó el borde con los dedos. Nada… La hoja!. Pasó los dedos por la parte inferior de su superficie, siguiendo el borde. Sus dedos detectaron los sutiles puntos en clave, leyendo el mensaje a medida que los recorría:

Vuestro hijo y el Duque corren un peligro inmediato. Un dormitorio ha sido diseñado de modo que atraiga a vuestro hijo. Los H lo han llenado de trampas mortales, de modo que todas sean descubiertas excepto una, que escapará a todas las detecciones. No conozco la naturaleza exacta de la amenaza, pero tiene algo que ver con un lecho. La amenaza para vuestro Duque es la traición de un compañero fiel o de un lugarteniente. El plan de los H prevé ofreceros el regalo de unos de sus favoritos. Por lo que puedo saber, este jardín botánico es seguro. Perdonad que no pueda deciros más. Mis fuentes son pocas, ya que mi Conde no está a sueldo de los H. Apresuradamente, MF.

“Dune”, de Frank Herbert.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s