Dune: Los Destructores (I)

Las armas y las naves eran tan importantes como el aire y la comida en estos supuestos “Tiempos del Fin”. Murbella sabía que tendría que enfocar el problema de otro modo, pero jamás habría esperado tanta resistencia de su propia Hermandad.

Llena de ira y desdén Kiria exclamó:

– ¿Les ofrece destructores, madre comandante? No podemos entregar unas armas tan destructivas a Ix así, sin más.

Murbella no tenía paciencia para esto.

– Y quién aparte de ellos puede construir más? Si tenemos secretos entre nosotros lo único que conseguiremos será beneficiar al Enemigo. Sabes tan bien como yo que solo los ixianos pueden descifrar la tecnología y fabricar en grandes cantidades para la inminente guerra. Por tanto, deben tener acceso libre. No hay otra salida.

Muchos mundos estaban construyendo flotas gigantescas, armando cada nave que encontraban, trabajando en el diseño de nuevas armas, pero hasta la fecha nada había resultado ni remotamente efectivo frente al Enemigo. La tecnología de las máquinas pensantes no tenía igual. Pero, con un suministro de nuevo de destructores, Murbella volvería el poder destructivo de las maquinas contra ellas mismas.

Siglos atrás, cuando las Honoradas Matres robaron aquellas armas en los puestos fronterizos de las máquinas, podrían haber formado una barrera impenetrable y haber arrojado los destructores contra el Enemigo. Si se hubieran unido en defensa del bien común, podrían haber evitado el problema.

Pero en vez de eso, huyeron.

Cuando pensaba en la historia oculta que había desenterrado de lo más profundo de las Otras Memorias, Murbella seguía sintiéndose molesta con sus antepasadas. Habían cogido aquellas armas, las habían utilizado sin en-
tenderlas y habían agotado la mayor parte de sus reservas en su absurda venganza contra sus odiados tleilaxu. Sí, es cierto, muchas generaciones antes, los tleilaxu habían atormentado a sus mujeres, y tenían buenos motivos para dirigir contra ellos su violencia vengativa.

Pero, ¡qué desperdicio!

Por culpa de la ligereza con que las Honoradas Matres habían utilizado aquellas armas para calcinar todos los mundos que las ofendían, solo unos pocos destructores quedaron intactos. Recientemente, cuando arremetieron contra los enclaves rebeldes de las Honoradas Matres, Murbella esperaba encontrar arsenales ocultos de destructores. Pero no habían encontrado nada.

¿Había robado alguien las armas? ¿La Cofradía tal vez, con el pretexto de ayudar a las madres? ¿O es que realmente las rameras las habían utilizado todas y no habían dejado ninguna en reserva?

“Gusanos de arena de Dune”, de B.Herbert y K.J.Anderson

Leer parte II

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s