Dune: La captura de Bronso (III)

Bronso trajo café de especia para él y Jessica en una bandeja de plata, entregándole una taza humeante. Había estado esperando mucho tiempo para aquella reunión.

—Ahora que mi madre está lejos de Wallach IX, he comenzado a repensar mi papel, Dama Jessica. Durante los últimos siete años, he hecho exactamente lo que Paul me pidió. Lo hice porque me convenció de la necesidad de atacar la reputación de un gran hombre, de un amigo. Planté mis semillas, y veremos si el terreno fértil del tiempo permite que crezcan.

Se miró las manos, luego a Jessica.

—Pero ahora la Cofradía Espacial ha reprimido mi red de distribución. Gracias a Duncan Idaho y Gurney Halleck, mis amigos Wayku han sido arrestados y mis documentos destruidos— Su voz se detuvo, y negó con la cabeza—. Oh, me estremezco al pensar en el peligro al que he expuesto a mis aliados. A mis amigos.

Jessica vio a su dolor y sintió una tristeza similar en su propio corazón.

—Cuando Paul nos encargó esta tarea, no previó que tu trabajo todavía sería necesario, todos estos últimos años. Se ha ido, Bronso.

—¿Entonces mi trabajo ha terminado?— La voz del Ixiano adquirió un tono suplicante—. ¿Mantengo mis críticas, o puedo parar ahora? ¿Cuánto será suficiente? Paul dijo que no quería ser un dios, o un mesías… ¿pero asumí todo de él? ¡Infiernos de Vermillion, debe haber algo que apague su noble legado! Aún así era un gran hombre, a pesar de lo que ha sucedido.

Jessica se sintió desgarrada entre querer que su hijo sea venerado y amado y la prevención de los daños a su memoria y el martirio que podría causar si se dejaba sin tachar.

—¿Crees que puedo responder a estas preguntas? ¡Oh, Bronso! Trata de imaginar lo que me duele a mí, como su madre— De repente se dio cuenta de lo que estaba pidiendo—. Quieres mi bendición para parar, ¿no?

—Ha agotado mi corazón, mi mente y mi alma. Ya he dicho lo que tenía que decir. Creo que he cumplido la tarea que Paul me dio. Cuanto más la Regente Alia intente reprimir mis escritos, más credibilidad dará a mis declaraciones. ¿No sigo diciendo las mismas cosas una y otra vez? Las dudas que he planteado prosperarán con o sin mí Miró su taza de café de especia; no había tomado un sorbo—. Por favor, dime que fue suficientemente, mi Dama. Dime que puedo descansar al fin y hacer una nueva vida con mi madre. ¿He logrado lo que Paul quería?

—Claro— Su voz se quebró—. Ya has hecho todo lo que Paul pidió, y más. Construiste un dique contra la inundación del Yihad, dirigiendo el canal de la historia en una dirección diferente. Sólo el tiempo dirá qué exito tuviste— Sintió un gran alivio creciendo dentro de ella. Sí, ella podría ponerlo en libertad—. Os escondisteis durante mucho tiempo cuando tú y Paul erais sólo unos niños. Te sugiero que desaparezcas ahora, que crees un nuevo futuro para ti mismo. Vete, deja Dune, y encuentra un lugar seguro en uno de los mundos exteriores, donde pueda enviar a tu madre para unirse a ti algún día.

Sus ojos brillaron con un destello de lágrimas.

—Siempre me aseguro de tener una manera de escapar en cuestión de segundos. Mi tóptero está camuflado en el techo, y si esa ruta está bloqueada, he instalado un tubo de elevación de alta velocidad Ixiana que lleva por debajo del nivel de la calle y a toda una red de pasadizos subterráneos construidos por los Harkonnen. He aprendido a mantenerme a salvo.

—Que tengas siempre un escape no es lo mismo que estar a salvo— Jessica no pudo evitar una sensación incómoda—. No me siento segura aquí.

Bronso le dio una débil sonrisa.

—Eso es bastante comprensible. Después de todo, usted es una Atreides, y hay fantasmas Harkonnen en esta ciudad.

Con un sentimiento de temor, Gurney escuchó la charla sobre una línea de comunicación que el comando estaba transmitiendo. Se tocó el auricular.

—Según los reportes es sólo Bronso y otro conspirador potencial. Tal vez deberíamos ser sólo nosotros dos, Duncan. Iremos nosotros mismos.
Por lo menos, si simplemente él y Duncan entraban, tal vez la lealtad del ghola les permitiría salvar a Jessica.

El otro hombre se negó firmemente con la cabeza.

—No vamos a subestimarlo. Levenbrech, bloquea las calles más cercanas, rodea el edificio, resguarda cada posible salida. Asegúrate de que el tóptero en el techo no pueda ser usado para escapar.

Orik estaba ansioso de hacer su informe
.
—Nuestros ingenieros han cortado las líneas de combustible y las cápsulas de propulsión. No podrá alejarse de nosotros— Con una señal de mano, el Levenbrech sonriente lideró la marcha hacia la terraza y a través de la rampa de relé, que se mantuvo rígida y estable cuando los hombres cruzaron en tropel sobre ella rápidamente.

Gurney dijo, incluso más desesperado:

—Tal vez debería ir en primer lugar, y así trato de convencerlo de que se rinda. Bronso me recordará. No me gusta la posibilidad de bajas…
Duncan frunció el ceño.

—Tomarías un riesgo insensato. No, entraremos, con toda la fuerza. El tiempo para medidas a medias es el pasado.

El equipo de asalto marcó su disposición, y Gurney sintió un nudo en la garganta. Tocó el largo cuchillo en su funda en su cintura. Con su escudo corporal activado, Duncan les hizo señas hacia adelante, y la red se cerró.

“The Winds of Dune”, por B.Herbet y K.J.Anderson

Traduccion de Facundo Berrade

Ver parte I, II y IV

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s