Dune: En la Celda de la Muerte (I)

Los extranjeros llaman a algunos de nuestros procedimientos “crueldad de los Fremen,” sin comprender las cosas que hacemos. Consideren al Huanui, el destilador que permite recuperar y guardar la humedad de los que han muerto. En un planeta donde el agua es el más preciado de todos los productos básicos, ¿cómo puede esto ser llamado siquiera crueldad? Es práctico.

—Los Comentarios de Stilgar

Bronso de Ix… traidor infame… el hombre que intentó pintar a Muad’Dib como un hombre en lugar de un dios. Aunque sabía el verdadero heroísmo de lo que había hecho, Jessica no podía salvarlo.

Pero no podía abandonarlo, tampoco.

Sola, ingresó en el complejo penitenciario de Arrakeen, por pasillos abajo muy iluminados, túneles y alas protegidos por guardias y sacerdotes guerreros vestidos de amarillo. Se había vestido con cuidado en el traje negro con capucha de una Sayyadina Fremen, que cubría la parte inferior del rostro con un pañuelo nezhoni, dejando sólo los ojos al descubierto. Mientras caminaba, la voz de Duncan Idaho llegó a ella a través de un auricular oculto.

—En la próxima puerta, el código de entrada es 10191.

El año en que llegamos a Arrakis, pensó. Un número extrañamente fácil de recordar. Se preguntó si estaban esperando que alguien intentara liberar a Bronso, como había ocurrido antes. Más ruedas, esquemas y complots… más posibilidades. Paul hubiera querido eso.

—Gracias, Duncan— dijo ella. Gracias por confiar en mí.

Él no contestó. Tantas cosas sucedían detrás de escena, tantos motivos secretos…

Durante el alboroto tras la captura de Bronso en la azotea de Carthag, después de que los equipos militares se hubieran apresurado a Arrakeen triunfantes, Jessica se había encontrado con Gurney y Duncan en el ruidoso y bullicioso de campo de aterrizaje fuera del perímetro de la Ciudadela.

Tópteros se elevaban y aterrizaban, y el personal de servicio se precipitaba apresurado. Firmemente atado y amordazado, Bronso ya había sido arrojado a los niveles de alta seguridad de las Celdas de la Muerte. El prisionero no había ofrecido resistencia alguna; había completado su misión y ya no lucharía.

Jessica pudo decir de inmediato por sus expresiones que algo había pasado entre Duncan y Gurney, y se preguntó si el ghola la habría reconocido en la azotea. Cuando se enfrentó a los dos hombres en el campo de aterrizaje, el tenso silencio había reinado hasta que finalmente Jessica lo rompió.
Gurney ya sabía las respuestas, pero ahora parecía que Duncan sostenía su destino en sus manos.

Ella decidió realizar otra apuesta, con la esperanza de que aquello era más que un ghola tleilaxu.

—Duncan, si eres el verdadero Duncan Idaho, escúchame. Paul me pidió que ayudara a Bronso si pudiera, en absoluto secreto—Podría haber utilizado la Voz para manipularlo, pero necesitaba que Duncan tomara su propia decisión, una decisión honesta—. Puedo explicarte las razones de Paul, demostrártelas. ¿O basta mi palabra?. Lo vio luchando por controlar las preguntas que se tambaleaban por su mente Mentat. La miró durante un largo momento, con los ojos de metal.

—Su palabra es suficiente, mi Dama—. Se inclinó, pasando un brazo en la parte delantera. Cuando se enderezó y la miró con expresión clara y legible, se sintió convencido de que aquel era el verdadero Duncan Idaho, y nunca dejaría que su lealtad vacilara…

Ahora, mientras hacía su camino a través de los niveles de la prisión, Jessica se centró en completar lo que tenía que hacer. Tocó los números apropiados en el teclado de la puerta sellada, y una barrera pesada se movió abriéndose, para cerrarse de nuevo luego de que ella hubiera atravesado.
Había estado allí una vez antes, para liberar a Irulan de su propia Celda de la Muerte.

Mohiam también había pasado un tiempo en un lugar como aquella antes de ser ejecutada por Stilgar.

Bronso, sin embargo, estaba en un nivel aún más seguro.

“The Winds of Dune” de B.Herbert y K.J.Anderson

Traduccion de Facundo Berrade

Leer parte II y III

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s