Dune: Edrik y los compiladores matematicos

navigator-dune

“¿Cuál es la ventaja de la presciencia si sirve únicamente para mostramos nuestra caída?”.

NAVEGANTE EDRIK, mensaje al Oráculo del Tiempo.

Los burócratas de la Cofradía tuvieron la audacia de convocar el crucero de Edrik a los astilleros de Conexión. Mirando al frente con sus ojos lechosos, el administrador Gorus anunció alegremente que el crucero sería equipado con uno de los nuevos compiladores matemáticos ixianos.

– No podemos depender de los suministros de especia. Debemos asegurarnos de que cada nave puede funcionar de forma segura si su navegante falla.

En los pasados dos años, más y más naves de la Cofradía habían sido equipadas con los odiados controles artificiales. ¡Compiladores matemáticos! No había motor o herramienta capaz de completar adecuadamente las proyecciones increíblemente complejas que realizaba un navegante. Edrik y sus compañeros habían evolucionado a través de la inmersión en especia, reforzando su visión presciente mediante el poder de la melange. No podía haber ningún sustituto mecánico.

Aun así, Edrik no tuvo más remedio que aceptar al equipo de operarios ixianos cualificados y arrogantes que le enviaron en una lanzadera desde los astilleros de Conexión. Aquellos hombres de labios apretados embarcaron bajo la mirada vigilante de la Cofradía, con sus expresiones de suficiencia, sus maquinas compiladoras y su peligrosa curiosidad.

Edrik, desde su tanque, temía que con la excusa de la instalación, se pusieran a fisgonear por la nave. La facción del navegante no podía arriesgarse a que aquellos hombres descubrieran el laboratorio de Waff, las truchas de arena modificadas genéticamente y los pequeños gusanos mutados que estaba produciendo en sus tanques. El tleilaxu decía estar haciendo grandes progresos y su trabajo debía permanecer en secreto.

Por tanto, cuando los instaladores ixianos estuvieron a bordo, Edrik se limitó a plegar el espacio sin comunicar a nadie adónde iba. Llevó el crucero vacío a una vasta extensión yerma entre sistemas solares y allí arrojó a los incrédulos ixianos, junto con sus malditas máquinas de navegación, al vacío.

Problema resuelto.

“Gusanos de arena de Dune”, por B.Herbert y K.J.Anderson

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s