Dune: Red Plague (IV)

she_warrior_by_akenator

Anari Idaho encendió una lámpara, que arrojó un resplandor cálido y dorado a lo largo de los aposentos privados de Manford en su pequeña cabaña en Lampadas. -La gente te ama como tú amabas a Rayna -le dijo-. Tú eres la voz de los Butlerianos. Tú eres el alma de la humanidad, lo único que nos impide volver a caer en las garras de las malvadas máquinas pensantes.

-Y el demonio Venport con su maldita tecnología-, dijo Manford.

Anari asintió bruscamente. -Los considero uno y la mismo, y es por eso que esta noticia es inquietante. Tenemos más informes de Walgis, donde la plaga roja continúa propagándose.

Manford bajó la cabeza solemnemente. -¿Sabemos cuántos han muerto?.

-Decenas de miles. Sin embargo, nuestro bloqueo y cuarentena se mantiene. No escaparán e infectarán a otros, pero nadie se ha aventurado a la superficie para atenderlos directamente “.

Él asintió con la cabeza. -Como ordené.

-Nuestras naves de guerra hacen cumplir el bloqueo, y se mantiene. Pero la gente…-, Ella respiró hondo y sacudió la cabeza-. Están desesperados, Manford. Te están pidiendo ayuda.

-Estoy muy conmovido por esta tragedia, dijo. La gente de Walgis son mis seguidores más devotos. Ellos estuvieron entre los primeros en aceptar la promesa Butleriana, evitando toda tecnología y alejandose así de las tentaciones. Se han mantenido fuertes. Ellos sufrirían cualquier cosa por mí, ya lo sabes. Ojalá pudiera pagar su lealtad de alguna manera.

Anari lo levantó y le ayudó a vestirse, ya que su cuerpo entero terminaba debajo de sus caderas. Cuando necesitaba viajar, la Maestro de Espadas le colocaba en un arnés especial en su espalda para poder llevarlo a cualquier parte.

La respuesta fue obvia, y no vaciló. -He decidido qué hacer, dijo. -Anari, me acompañarás a Walgis. Tengo la intención de unirme a la flota de cuarentena en órbita allí y rezar por las personas que están sufriendo. Puedo cuidar de ellos y mostrarles mi amor.

Anari asintió. -Me gusta esa idea. Puedes hablar con ellos, darles consuelo. Puedes bendecirlos, incluso desde la órbita.
“Dune: Red Plague”, por B.Herbert y K.J.Anderson

Leer parte I, II, III, V, VI y VII

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s