Dune: Mohiam y los poderes superiores

mohiam-dune-1984

—Sólo quiero saber lo que habéis podido ver en el futuro con vuestros poderes superiores.

—Veo en el futuro lo mismo que he visto en el pasado. Conoces bien nuestros asuntos, Jessica. La raza sabe que es mortal, y teme el estancamiento de su herencia. Es el flujo de la sangre… la urgencia de mezclar las características genéticas sin una planificación. El Imperio, la Compañía CHOAM, todas las Grandes Casas, tan sólo son los restos de naufragios arrastrados por este flujo.

—La CHOAM —murmuró Jessica—. Supongo que ya ha decidido cómo repartirá los despojos de Arrakis.

—¿Qué es la CHOAM sino una veleta moviéndose al soplo de nuestro tiempo? —dijo la vieja mujer—. El Emperador y sus amigos controlan actualmente un cincuenta y nueve coma sesenta y cinco por ciento de los votos del directorio de la CHOAM. Seguramente han visto lo provechoso que es esto, y como otros también verán lo mismo, la potencia de sus votos se verá incrementada. Así se hace la historia, muchacha.

—Eso es exactamente lo que me hace falta ahora —dijo Jessica—. Un repaso de historia.

—¡No seas sarcástica, muchacha! Sabes tan bien como yo cuáles son las fuerzas que nos rodean. Nuestra civilización reposa sobre tres puntos: la Casa Imperial, en equilibrio entre las Grandes Casas Federadas del Landsraad y, entre ellas, la Cofradía y su maldito monopolio de los transportes interestelares. En política, el trípode es la más inestable de todas las estructuras. Y ya sería malo sin las complicaciones de una cultura comercial feudal que da la espalda a cualquier ciencia.

—Restos arrastrados por el flujo… —repitió Jessica amargamente—. Y los restos, aquí, son el Duque Leto, y son también su hijo, y son también…

—Oh, cállate, muchacha. Cuando entraste en este juego sabías muy bien cuál era el avispero que ibas a encontrar en él.

—Soy una Bene Gesserit —citó Jessica—. Existo tan sólo para servir.

—Exacto —dijo la vieja mujer—. Y todo lo que podemos esperar es impedir que todo esto provoque una conflagración general, a fin de preservar todo lo que podamos de las líneas genéticas más importantes.

Dune, de Frank Herbert.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s