Dune (cuentos): Espirales en la oscuridad

yihadi-soldado

La intensa lluvia le desperto. Un monzon caia sobre la pequeña tienda portatil que venia con el equipo de salvamento del kindjal, y ya estaba completamente inundada. Decidio caminar, calado hasta los huesos, hacia la estructura que habia divisado mientras hubo luz. Alli podria guarecerse, encender un fuego y calentar una de las raciones de supervivencia, o eso esperaba…

…Alcanzo aquella estructura oculta por la maleza. Ni habia comprobado el nombre de aquel planeta selvatico. Fue derribado por un caza de las maquinas pensantes sobre su orbita en medio de una batalla espacial. Habian dado el “salto” en la ballesta y caido sobre un grupo de combate de Omnius. Una escuadra de naves que cubria a la nave de un cymek se les enfrento en plan suicida, y el ala de una de ellas arranco parte del fuselaje. Pudo controlar de milagro la nave para que cayera en el planeta. No penso en eyectarse en el espacio y esperar que le recogieran, hubiera sido “pato muerto”. Prefirio jugarsela en un aterrizaje de emergencia, por suerte el aire era respirable…

…Dicen que un fuego calienta, alumbra, pero sobre todo da moral al superviviente. Y se sorprendio canturreando una cancion de su tierra mientras comia una sopa de lata con arroz pundi. Tenia viveres para mas de una semana, dos si racionaba la comida. Portaba con el la baliza de rescate, y esperaba a los suyos. Pero en medio de esa accion definitiva, y casi suicida de combate que llamaban “La Purga”, no tenia mucha esperanza en que de momento se ocuparan de los que habian dejado atras…

…La estructura era metalica, no de piedra, aunque la imitaba, y descataba la forma abierta en el medio con un enorme patio o atrio. Los pasillos y techos eran altisimos. Desde la parte superior, en una especie de torre donde habia decidido establecer su campamento, se divisaba dibujada en el suelo una enorme espiral. Ese simbolo se repetia en mucha de las salas y pasillos. No sabia a quien correspondia ni si estaba en algun planeta no alineado. Quizas alguna colonia?. No encontro nada que se lo confirmara…

…Decidio apagar el fuego cuando entendio que las intenciones de aquella nave eran las de aterrizar en el patio. Se parapeto tras un ventanuco desde donde observaba. No reconocia la nave, no era de la Flota…

“Maquinas pensantes. Esta estructura la construyeron ellos. Me he metido en la boca del lobo yo solito. Idiota, debiste haberlo supuesto!”.

…Era una nave de tipo medio, muy avanzada por lo que intuia y la linea del fuselaje. El sistema de propulsion no era de motores Holtzman, o de tipo estandar. Era diferente o eso parecia. “Bonito cacharro has diseñado, Omnius, muy bonito”. El porton de la nave se abrio. Apunto con el laser, aunque no tenia gran punteria. Si eran dos o tres quizas les sorprendiera. Si eran mas deberia escapar, se puso la pequeña mochila…

…”Dos, tres, cinco, diez… Hora de irse Rojo-2″… Pero de pronto se paralizo. No podia creerlo. Debia fallarle la vista.

“Quienes son esos gigantes!!??”.

Calculo debian medir cerca de los tres metros. Llevaban una especie de uniforme o mono azul ribeteado. Uno de ellos se acerco al portico en la base de la torre, armado con una especie de lanza. “Mierda!!”. Pero al llegar alli se detuvo, y con un gesto rapido y violento clavo la lanza en la pared. Pocos segundos despues toda la estructura comenzo a iluminarse, suelos, techos… Una parte del suelo del patio se abrio, como una entrada secreta con escalones descendentes. Varios de los gigantes bajaron. Rojo-2 se maravillo con lo que se dibujaba en el cielo, sobre ellos. De la punta de la torre salia un rayo de luz que marcaba una enorme espiral en el cielo…

…Los gigantes de pronto ascendieron, portando una caja alargada y enorme. Parecia que portaran un feretro a hombros. Y lo introdujeron en la nave. Una vez dentro, el gigante arranco la lanza del sistema de la pared y todo quedo en la mas absoluta oscuridad. La nave ascendio casi en silencio al espacio a una velocidad imposible para algo creado por la mano humana o de las Maquinas Pensantes…

…Cuando aun se preguntaba que narices habia ocurrido, el sonido de un rotor le espabilo. Pocos segundos despues una nave de rescate de la Flota sobrevolaba la estructura. Rojo-2 actuo rapido, y lanzo la bengala, bajando con ella al patio. “Aquiiiiii !!!”…

…Les habia pedido que aterrizaran, que examinaran la estructura, pero los pilotos le metieron prisa. Los cruceros esperaban en orbita. “Victoria, Rojo-2!!. Vamos a saltar en dos horas a dar por saco a Omnius!!. No hay tiempo de explorar a no ser que vieras algo realmente importante. Que viste?. Que hay ahi abajo?”…

…Rojo-2 queria hablarles de los gigantes, pero en un momento de lucidez prefirio callar. “Nunca me creeriais. Dejalo”…
*** Extraido de “Cuentos del Millon de Planetas”, atribuidos a Accadia, Madre Archivera de la Bene Gesserit en Casa Capitular.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s