Dune: Taraza sondea a Waff

taraza_mother_superior_by_sunamori

–Qué otra cosa nos pediríais?.

–Nuestras madres procreadoras deben tener libre acceso a vuestros laboratorios genéticos.

–Estáis loca? –Waff agitó exasperado la cabeza. Acaso pensaba ella que los tleilaxu iban a echar por la borda su arma más poderosa así, tan sencillamente?.

–Entonces aceptaremos un tanque axlotl completamente operativo.

Waff simplemente se la quedó mirando. Taraza se alzó de hombros.

–Tenía que intentarlo.

–Por supuesto que teníais.

Taraza se reclinó en su asiento y pasó revista a lo que había aprendido allí. La reacción de Waff a aquella sonda Zensunni había sido interesante.

“Dios nos preserve a todos!. Es Waff un Zensunni secreto?. No importaban los peligros, aquello tenía que ser explorado”.

–Quizá ya hayamos hecho todo lo que podíamos por ahora –dijo Taraza–. Ya es tiempo de cerrar nuestro trato. Sólo Dios en su infinita piedad nos ha dado universos infinitos donde todo puede ocurrir.

Waff dio una única palmada, sin pensar.

–El don de las sorpresas es el mayor de todos los dones! –dijo.

“No solamente Zensunni”, pensó Taraza. “También sufí. Sufí!”. Empezó a reajustar su perspectiva de los tleilaxu. “Cuánto tiempo han estado manteniendo esto en secreto dentro de sus pechos?”.

–El tiempo no cuenta en sí mismo –dijo Taraza, sondeando–. Sólo falta mirar a cualquier círculo.

–Los soles son círculos –dijo Waff–. Cada universo es un círculo. –Contuvo el aliento, aguardando su respuesta.

–Los círculos encierran –dijo Taraza, eligiendo la respuesta adecuada de sus Otras Memorias–. Cualquier cosa que encierra y limita debe ser expuesta al infinito.

Waff alzó las manos para mostrarle sus palmas, y luego dejó caer sus brazos sobre sus piernas. Sus hombros perdieron parte de su rígida tensión.

–Por qué no dijisteis estas cosas al principio? –preguntó.

“Debo actuar ahora con el máximo cuidado”, se previno Taraza. Las admisiones en las palabras y actitudes de Waff requerían una cuidadosa revisión.

–Lo que ha ocurrido entre nosotros no revela nada a menos que hablemos más abiertamente –dijo–. E incluso entonces, solamente estaremos utilizando palabras.

Waff estudió su rostro, intentando leer en aquella máscara Bene Gesserit alguna confirmación de las cosas que implicaban sus palabras y actitudes. Ella era powindah, se recordó. Nunca podía confiarse en los powindah. Pero si ella compartía la Gran Creencia…

–No envió Dios a su Profeta a Rakis, desde donde probarnos y enseñarnos? –preguntó él.

Taraza sondeó profundamente en sus Otras Memorias. “Un Profeta en Rakis?. Muad’dib?. No… aquello no encajaba con las creencias ni sufíes ni Zensunni en… El Tirano!”. Cerró su boca hasta formar una severa línea. Sintió una gran necesidad de salir sana y salva de aquella habitación. Había que prevenir a Odrade!…

“Herejes de Dune”, de Frank Herbert.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s