Dune (cuentos): El vals de Sanya Ecaz

sanya-ecaz

Sanya Ecaz iba a ser ejecutada publicamente, pero su mente no estaba en aquella plaza. Su pensamiento volaba por los magnificos salones del Palacio Imperial de Kaitain, vestida con hermosas sedas mehr, bailando elegantes valses con todos aquellos apuestos herederos de las Grandes Casas. Era su presentacion entre la alta nobleza del Landsraad. Su primer gran baile. Habia estado tan nerviosa los dias previos… Hacia menos de un dia que su vida era una hermosa fiesta. Hoy era un horrible infierno.

En el trayecto desde las mazmorras de la Fortaleza de Ritka hasta aquel patibulo, les habian lanzado todo tipo de cosas, sobre todo huevos, tomates y piedras. Ahora tenia manchado su elegante vestido. Su tio Emile, que la acompañaba en este viaje maldito, lucia una brecha en la frente gracias a la punteria de unos chiquillos. El no habia dudado en insultar a todos aquellos “bastardos grumman” hecho una furia, prometiendoles cumplida venganza. No seria la suya, pero la esperaba.

El teniente Kronos parecia muy satisfecho del espectaculo. Miraba al balcon donde acababa de aparecer su señor, el vizconde Hundro Moritani. Su accion en el asalto y secuestro de la nave diplomatica ecazi habia resultado un exito. Apenas tuvo bajas entre sus tropas. No podia decirse lo mismo de los soldados de Ecaz. Los prisioneros tambien habian sido ejecutados. El mismo habia dado la orden de fuego al peloton.

El verdugo acabo su trabajo con un efectivo segundo hachazo, y la cabeza de Emile Ecaz, embajador ante el Emperador, rodo por los escalones de madera. Sanya habia parecido no querer verlo, manteniendo la mirada baja y los ojos cerrados. Rugio la abarrotada plaza satisfecha. El Vizconde se levanto entonces, solicito silencio para hablar y ser escuchado:

“Pueblo de Grumman. Hoy podemos hacer justicia por los crimenes que la Casa Ecaz ha cometido contra nosotros. Grumman no provoco la Guerra de Asesinos, pero cuidado, archiduque Armand!. Cuidado con Grumman!”…

La multitud vitoreo a su señor, por el que sentian devocion. Enarbolaban pendones con el simbolo de la Casa Moritani: el caballo gengas.

“Este es mi anuncio al Landsraad: Ninguna ocupacion sardaukar doblegara nuestro espiritu. Pero que no se diga que la Casa Moritani no aplica la justicia imperial. Voy a dejar la decision final sobre la vida de la heredera Ecaz en manos del juez mas justo que existe: el sabio pueblo de Grumman!”.

El ruido entonces fue ensordecedor. El bloqueo habia traido muchos sufrimientos al planeta. Las reservas mineras se acababan y la Guerra de Asesinos era la excusa perfecta para los Moritani de buscar un culpable al hambre que pasaba gran parte de su orgullosa poblacion.

“Pueblo de Grumman, yo os pregunto: Quereis la vida o la muerte de la muchacha!!??”…

… “Escuchame Sanya. Respira profundamente. Mira con atencion esta moneda. Ves como brilla?. Fijate como se mueve. Gira y gira, gira y gira. Respira. Nada sucede. Todo es un sueño. Cuando chasquee los dedos entraras en trance. Cerraras los ojos y te encontraras en la corte de Kaitain, en el gran baile del Palacio Imperial. Estaras bailando con todos esos gallardos jovenes, sentiras una gran felicidad. Solo oiras a la orquesta tocar la musica. Nada mas sucedera a tu alrededor. Escuchame, Sanya: Solo viviras una gran fiesta con sus hermosos valses…”.

Se dijo que la Princesa Ecaz habia muerto con una sonrisa en los labios…

*** Extraido de “Cuentos del Millon de Planetas”, atribuidos a Accadia, Madre Archivera de la Bene Gesserit en Casa Capitular.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s