Capítulo 7: la conquista de Marilenev

queen-azhura-ierendi

Los Aliados no tardaron en desembarcar sus tropas en Ierendi y en Minrothad Guilds; eso sí, los archipiélagos habían sido machacados a base de saqueos, pillaje, matanzas de civiles…ambas naciones estaban, pues, en la más absoluta miseria. Dentro de lo malo, en los Minrothad Guilds el gobierno, la mayoría de la población civil y parte de las riquezas fueron puestos a salvo en Thyatis, antes de la conquista de Von Hendrinks. “Sólo” un quince por ciento de los habitantes había desaparecido, y fue relativamente fácil volver a levantar las instituciones, infraestructuras y demás. Como milicia, 1.500 soldados fueron repartidos por el archipiélago, más una Marina de guerra que no eran sino barcos capturados al Caos en diferentes batallas (4 carracas, una galera y varios drakkars). Como monedas oficiales se establecieron los denarios de oro de Darokin y los besantes de oro de Thyatis, con idéntica paridad.

   Mucho peor era el caso de Ierendi: más de un tercio de la población total había fallecido, el noventa por ciento de la riqueza estaba en Specularum y todo el gobierno (monarcas incluidos), había sido ejecutado en Krakatos y Vorloi hacía unos meses. Las cosechas estaban destruidas en sus tres cuartas partes, y los negocios y el comercio estaban en estado comatoso. Gentes de los Cinco Señoríos, Alfheim, Darokin y Sind repoblaron el país, y unos 1.200 soldados se diseminaron por  las diferentes islas, para levantar una milicia organizada. La Armada del Reino fue refundada con 5 carracas, 2 galeras, una galeaza y diez drakkars. El nuevo gobierno fue elegido al cincuenta por ciento entre ierendanos supervivientes, y la otra mitad la compusieron nobles de los Cinco Señoríos, Darokin y Thyatis. Como nuevo monarca fue elegida una prima hermana del difunto soberano Rolf II, la infanta Azhûra de Kerendas (Thyatis), convertida de este modo en Azhûra I de Ierendi; su marido era el rey consorte Ecthelion, marqués de Retebius (Thyatis).

    Así, ambas naciones reanudaron su andadura en el concierto internacional, si bien no escapaba a la vista de nadie que, en la práctica, eran dos protectorados mal disimulados de Darokin y Thyatis; exactamente el mismo destino que le aguardaba al Gran Ducado cuando cayera Beldon Von Hendrinks, fecha por lo demás muy próxima.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s