La batalla de isla Aloysius (3)

Ragnar

El Tel Akbir y el Kogge recibieron la mayor parte de los disparos enemigos, pero sus formidables cascos los salvaron de la destrucción. La carraca Morillos, de la baronía de Narváez, salió victoriosa de su duelo con el Angband, que se fue a pique. El Ragusa, de la pequeña república de Zvornik, aliada de Von Hendrinks, perdió toda su arboladura luchando frente al Castellan y al Emperador, cuyas culebrinas destrozaron al infortunado bajel. El almirante Savic murió en los combates, y el buque se marchó al fondo del mar de Dread. El Desafío, del país de Teixeiras, fue hundido por el implacable cañoneo del Glaurung y del Yelmo, y pasaron ambos a hostigar al Mjolnir y al Beleriand, sin lograr rendirlos ni hundirlos.

   Mientras tanto, en el sector más al sur, el Terror, del reino caótico de Ator, fue atacado por el Eriador y el Da Presa. Éste último, muy dañado en sus combates previos, fue fatalmente alcanzado a los diez minutos de lucha y no se pudo evitar su hundimiento; además, el bravo navío caótico mató de un certero disparo al almirante Aikanáro, elfo de Alfheim al mando del Eriador; inmediatamente, la comodora Seitanë Shadowalker se puso al frente de las operaciones, y destrozó el timón y el palo de mesana de su oponente con una certera andanada de cañonazos. Acto seguido arrimó su nave al bajel de Ator y lo abordó con 100 hombres, y a base de hachazos, flechazos, sablazos y mazazos logró que su enemigo arriara la bandera. Era la primera rendición de un buque a otro, y el primer abordaje de la batalla.

   El Ludwig y el Infierno, de la Armada Oscura, se hundieron minutos más tarde, al no poder resistir el ataque del Streel, el Atrevida y el Morillos; Bélenor Kiff ordenó avanzar a sus barcos prácticamente a tocapaños, para ensuciar más la batalla y tratar de buscar algún abordaje. Esto hizo que aumentasen las muertes y que los cañonazos de ambas partes tuvieran un efecto más devastador aún; el Emperador, el Zeaburg y el Storting resultaron con muchos daños en casco y velamen, y perdieron alguno de sus palos en todos los casos. No obstante, los buques de Von Hendrinks Penthaligon y Balrog arriaron sus banderas media hora más tarde, el primero por los tremendos destrozos y bajas causados por el Dolos y el Freya, y el segundo tras un arrollador abordaje por parte de los guerreros del Ax-Erta y del Shanafria.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s