Capítulo 6: la batalla de isla Aloysius

batalla_naval

El penúltimo día del año 33 después del Cataclismo, con marejadilla en el mar y un cielo despejado, pero con un frío respetable, a 15 millas náuticas al sureste de isla Aloysius  (Ierendi), ambas flotas se avistaron. 19 carracas, 3 galeazas y 2 galeras, la Armada Oscura, que totalizaba 3.500 hombres, avanzaba hacia levante; 18 carracas, 6 galeazas, 3 galeras y 2 cocas, la Flota Aliada, con un total de 3.800 hombres, avanzaba hacia poniente.

   La Armada Oscura se desplegó en triángulo equilátero, con su magnífico buque insignia, el Águila Negra, en el vértice de ataque; en el alcázar del navío, con su indumentaria azul oscura, el almirante Bélenor Kiff dictaba las órdenes a sus comodoros, alféreces y contramaestres. La Flota Aliada se dispuso en dos líneas paralelas entre sí, frente  al triángulo formado por los buques caóticos. Los dos navíos que abrían la marcha eran el Tel Akbir, buque insignia del Imperio de Thyatis, comandado por el almirante Neirell, que arengaba a sus lugartenientes; en la otra línea, el Amsorak, florón de la armada de la República de Darokin, exhibía orgulloso sus rojos pabellones mientras el almirante Gelraën, con su indumentaria color verde oscuro, gritaba enérgicamente la orden de no rendirse y de luchar hasta el final.

   Otros magníficos navíos de la Armada Oscura eran el Râvendrel, el Penthaligon y el Caos, fuertemente artillados con sus cañones de medio calibre; el Ludwig, el Infierno y el Angband estaban provistos de menos cañones, pero contaban con sus escuadrones de ballesteros trasgos en cubierta, para ataques de corta distancia.

   Por parte aliada, las naves más conspicuas eran la carraca Kogge, robusta embarcación de guerra de Soderfjord, a cuyo mando estaba el almirante Sorberg; la Zeaburg, del archipiélago de Ostland, comandada por el almirante enano Galen; y la Atrevida de Thyatis, cuyo mando correspondía al almirante Gallius de Biazzan. Otras carracas eran la Skraeling de Vestland (almirante Thorsten); la Da Presa, de Vilaverde (almirante Covilha); la Eriador, de los Cinco Señoríos (almirante elfo Aikanáro); la Morillos, de la Baronía de Narváez (almirante Ruderico); y la Desafío, de Teixeiras, comandada por el almirante Afonso,  de 70 años de edad.

   Nadie faltó a su cita con la Historia, y un cañonazo al agua del Amsorak, respondido por otro del Penthaligon, poco  antes del mediodía, significaba que la batalla había comenzado. El mundo entero se paralizó para este choque de titanes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s