Dune: Una leccion sobre Arrakis

guild_heighliner_arriving_to_arrakis_by_digipablo

—En qué estás pensando, Thufir? —preguntó Paul.
Hawat miró al muchacho.

—Estaba pensando en que muy pronto estaremos todos muy lejos de aquí, y que probablemente no volveremos nunca más.

—Y esto te pone triste?.

—Triste? Tonterías! Dejar a los amigos resulta triste. Pero un lugar es sólo un lugar —contempló los mapas sobre la mesa—. Y Arrakis es simplemente otro lugar.

—Te ha enviado mi padre para sondearme?.

Hawat frunció el ceño: el muchacho sabía observarle con tanta perspicacia. Asintió.

—Estás pensando en que hubiera sido mejor que viniera él mismo, pero ya sabes lo ocupado que está. Vendrá más tarde.

—Estaba estudiando las tormentas en Arrakis.

—Las tormentas. Ya veo.

—Parecen más bien malas.

—Es una palabra muy cauta: malas. Esas tormentas se desencadenan a lo largo de seis o siete mil kilómetros de terreno llano, y se alimentan de todo lo que pueda proporcionarles un mayor empuje: la fuerza de coriolis, otras tormentas, cualquier cosa que tenga en ella un gramo de energía. Soplan a setecientos kilómetros por hora, arrastrando consigo cualquier cosa móvil que encuentren en su camino: arena, polvo, cualquier cosa. Arrancan la carne de tus huesos y reducen éstos a astillas.

—No hay allí control climático?.

—Arrakis plantea problemas especiales, los costes son muy altos, la manutención enorme y todo lo demás. La Cofradía exige un precio prohibitivo por un satélite de control, y la Casa de tu padre no está entre las más ricas, muchacho. Tú lo sabes bien.

—Has visto a los Fremen?.

“Hoy su mente se fija en todo”, pensó Hawat.

—No puede decirse que los haya visto, pero los he visto —dijo—. No hay mucho que los distinga de la gente de los graben y sink. Todos llevan ropas flotantes. Y apestan como demonios en cualquier lugar cerrado. Esto es debido a las ropas que llevan (las llaman “destiltrajes”)… cuya misión es recuperar el agua de sus cuerpos.

Paul deglutió, consciente de pronto de la humedad en su boca, recordando un sueño en el que había estado sediento. El hecho de que aquel pueblo necesitase el agua hasta tal punto que tuviera que reciclar la humedad de su propio cuerpo le llenó de un sentimiento de desolación.

—El agua es preciosa allí —dijo.

Hawat asintió, pensando: “Quizá haya conseguido hacerle comprender cuán hostil es aquel planeta, y lo importante que es para nosotros considerarlo como un enemigo. Sería enloquecedor ir hasta allá sin tener esta idea bien inculcada en nuestras mentes”.

Paul miró a las cristaleras del techo, consciente de que había comenzado a llover. Vio las gotas estrellarse contra la gris superficie de metaglass.

—Agua —dijo.

—Aprenderás a conocer su importancia —dijo Hawat—. Como hijo del Duque nunca te faltará, pero podrás ver la obsesión de la sed a tu alrededor.

Paul humedeció sus labios con la lengua, pensando en aquel día de la semana pasada y la prueba con la Reverenda Madre. Ella también le había dicho algo acerca de la privación del agua.

—Aprenderás a conocer las llanuras funerales —había dicho—, los desiertos absolutamente vacíos, las vastas extensiones donde no vive nada excepto la especia y los gusanos de arena. Ensuciarás de negro tus párpados para atenuar el brillo del sol. Cualquier agujero al abrigo del viento y de la vista será un refugio para ti. Cabalgarás únicamente sobre tus pies, sin tóptero ni vehículo ni montura.

Y Paul se había sentido más impresionado por su tono -ondulante y con una a modo de cantinela- que por sus palabras.

—Cuando vivas en Arrakis —le había dicho ella—, “khala”, la tierra, estará vacía. Las lunas serán tus amigas, el sol tu enemigo.

“Dune”, de Frank Herbert.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s