Los años sangrientos (6)

explorador-herido-arco-largo

El estío trajo consigo un incremento general de las operaciones. Los infantes de la Flota Oscura siguieron luchando en la isla de Hattias, aunque sin tomar la capital. Los choques fueron terribles, con unas tropas de Thyatis decididas a no ceder ni un palmo. La Marina Imperial lanzó un formidable ataque contra las carracas aurinegras que defendían Minrothad Guilds, encontrando a su oponente al este de Isla Abierta: 8 galeazas, 3 galeras, 8 carracas y 2 cocas por parte de Thyatis, y 2 galeras y 20 carracas por parte de Von Hendrinks.

   Las naves aliadas se acercaron temerariamente a sus adversarias, disparando sin cesar; la Armada Oscura se puso en formación clásica de triángulo equilátero, dispuesta a resistir. El almirante Flavius de Biazzan ordenó rodear a los barcos caóticos disparando sin cesar por estribor, mientras las galeras se buscaron entre sí para abordarse. Los hombres del Gran Duque respondieron con toda su artillería, comenzando los bajeles a sufrir destrozos. Los arcos largos de las tripulaciones de Thyatis marcaron la diferencia, matando a muchos soldados caóticos en las cubiertas de sus barcos. No obstante, todas las galeras se perdieron por vías de agua e incendios, cuando sus tripulaciones se abordaron, y en la lucha a cañonazos la Armada Oscura perdió 4 carracas y otras 3 tuvieron que ser remolcadas por otras; la Marina Imperial hubo de lamentar el hundimiento de  2 galeazas, 2 carracas  y una coca, teniendo que ser remolcadas a puerto 4 embarcaciones. La victoria no fue para nadie, pero ese 16 de Bûrmor (julio) vio morir a cerca de 550 marineros del Caos y a alrededor de 400 marineros de Thyatis.

   En tierra firme, las tropas de Darokin consolidaron su dominio sobre Smog, Penthaligon, Verge y Threshold. Al oeste, tuvo finalmente lugar algo que ya se mascaba, pero que no acababa de llegar: el día quinto de Bôr (septiembre), la fortaleza de Riverfork Keep capituló, haciendo los aliados más de 3.000 prisioneros. Salvo los pantanos de Blight, la zona noroeste pasó a estar en manos de las naciones libres. El sacrificio fue enorme (más de 7.000 bajas en total), pero los caóticos tuvieron 11.500 bajas antes de rendirse: el norte estaba prácticamente perdido para Beldon Von Hendrinks.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s