Dune: Dorotea contra el Gran Inquisidor

quemada-gran-inquisidor

Dorotea y Quemada ya sabian por que les habian llamado. Roderick noto que el Gran Inquisidor parecia algo intimidado por la Decidora de Verdad; el estaba obviamente mas comodo haciendo preguntas que respondiendolas.

“Tengamos una demostracion civilizada de sus respectivas habilidades”, indico el Emperador. “La Hermana Dorotea ira primero”, dijo Roderick.

Dorotea se mantuvo quieta y miro al Gran Inquisidor, sin decir nada ni preguntando nada. Pasaron unos momentos que hicieron que se incrementara su indignacion y enrojeciera de ira el rostro. El Emperador perdio la paciencia: “Preguntale lo que debas preguntarle!”. “El ya me esta hablando sin palabras, Sire”. Se acerco un paso a Quemada. “Ambos buscamos la verdad. Por que necesitas tanta violencia para alcanzarla?. Estar entrenado por la Escuela Suk deberia ser suficiente para inflingir dolor sin causar daño fisico o la muerte. Eres un novato inexperto, o es que te gusta hacer daño a la gente?. Y eso lo que te gusta tanto de tu trabajo?.

Quemada se forzo a si mismo a responder: “Hago lo que es necesario”. “Necesario?. Muchos de los que pasan por tus manos mueren en el interrogatorio. Un Suk preparado deberia ser capaz de mantenerlos vivo a un herido. Por que encuentras necesario matarlos?. Es intencionado?”. “Obtengo la informacion que el Emperador requiere”. “Pero no requiere que los mates. De hecho, sus muertes son a menudo incovenientes”.

Dorotea le dio la espalda, tomando aliento. “Ah, pero veamos mas alla, mas que el divertimento en hacer daño. Reconozco que ha sido pragmatico, y lamento haber pensado que simplemente eras un sadico -no es del todo asi. Es una cuestion practica, verdad?. Veo que encuentras tus victimas utiles en algun sentido, algo beneficioso… Cuando alguien muere durante el interrogatorio nadie pregunta que haceis con los cuerpos despues, No es asi, Sire?”, pregunto al Emperador.

“Por supuesto que no”, dijo confusamente. Roderick no esperaba tampoco nada de esto. Dorotea continuo mirando penetrantemente, de forma casi himnotica a Quemada: “Tu y tu Equipo Escalpelo disponeis de los cuerpos y que beneficio sacais de ello?… Cuerpos de personas especificas… Vosotros buscais sus organos!”.

“No!”, respodio Quemada que empezaba a temblar. Parecia disolverse ante sus ojos. “Habla!”, ordeno Dorotea. Quemada confeso balbuceante: “Hay algunos que buscan organos en el mercado negro. Investigadores Tlulaxa, incluso algunos cirujanos Suk… Nos esta prohibido, no hago nada ilegal!”.

Dorotea dio un paso atras, exhausta. Se dio la vuelta hacia el Emperador. “Puedo decirle si guarda mas secretos, Sire, pero creo que ha sido suficiente demostracion”.

“Mentats of Dune”, de B.Herbert y K.J.Anderson.

Traduccion de Danienlared.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s