Dune: El Legado de Muad’Dib. El culto que Frank Herbert nunca quiso

frank-herbert-foto-por-jschoennher

Frank Herbert (08/10/1920 – 11/02/1996) sabía mucho sobre muchas cosas. Él estaba interesado en la ecología, la psicología, la filosofía, la sociobiología, la política, el poder y el futuro de la humanidad. Teniendo en cuenta esos muchos intereses, y sus variado escritos sobre ellos, no es de extrañar que atrajo a una base de fans devotos. Algunos de ellos eran tan devotos que llevó a otros a preguntarse si Herbert estaba haciendo su propio culto. Lo cual es sumamente irónico, dado que la adoración y la lealtad a los líderes brillantes es algo que Herbert era vehemente en contra. De hecho, utilizó una serie de libros de todo para explorar ese tema al máximo.

Esa serie de libros fue Dune.

Frank Herbert nació en 1920 y se escapó de su casa para terminar la escuela secundaria en Salem, Oregon, donde vivían sus tíos (El hecho de que Salem fuera la inspiración para la ficticia ciudad de Omelas de Ursula K. Le Guin no puede ser ignorada). Fue fotógrafo durante la Segunda Guerra Mundial, profesor y brevemente director de televisión. Fue esposo y padre, y un apasionado del aprendizaje en todas las edades. Se convirtió del catolicismo al budismo zen. Todas estas cosas formaron parte integral de él, pero lo que Frank Herbert siempre sobre todo fue, era escritor. Cuando no estaba escribiendo novelas, trabajaba para varios periódicos, en lo que trabajó hasta que se convirtió en un escritor de ficción a tiempo completo en la década de 1970.

Entre la ficción que escribió destacó un libro llamado Dune, que fue publicado por primera vez en la revista Analog de 1963 a 1965. Él volvió a escribir una buena parte del libro que se publicó finalmente en forma de novela, y compartió el premio Hugo a la mejor novela con Roger Zelazny en 1966.

Dune es la gran contribución de Herbert al género de ficción y a la ficción en general, pero no hay razón única y definitiva de su popularidad y longevidad. Más bien, Dune es tan compleja, tan estratificada como una pieza literaria que es imposible aislar un aspecto que sea el responsable de sus éxitos. Eso hace que la saga, sobre todo la novela inicial, sea dificil de catalogar, ya todo el mundo imagina algo que es único a su propia lectura. Todo el mundo tiene un idea específica, un personaje clave, un interés académico que la historia cumple para ellos.

Éstas son sólo unas pocas, varias entre la multitud de razones, por las que Dune es un hito entre lo lectores de ficción de todo el mundo:

El cuento es precioso ejemplo de la meticulosa construcción de un mundo, poniendose a la par con Tolkien y otros grandes. Por esta razón, muchos consideran que Dune es a la ciencia ficción lo que El Señor de los Anillos es a la fantasía: un mundo completo en el que sumergirse, con glosarios, historias, reflexiones sobre el lenguaje y la cultura, citas de libros de referencia escritos por autoridades del mismo universo… Dune es una experiencia inmersiva para cualquier tipo de lector, exigiendo toda la atención al detalle y alcanzando facilmente la fascinación.

Dune también fue una de las primeras obras de ciencia ficción que incorpora la ecología de una manera seria. Es extraño pensar que el enfoque de Herbert en la producción de la especia refleja la muy inquietante dependencia actual del mundo del petróleo y el efecto que está teniendo en el planeta, pero fue sin duda su intención al elaborar ese tipo de paralelismo. Herbert fue un defensor de la previsión en todo lo que la humanidad debía hacer. Creía que era importante tener en cuenta las consecuencias a largo plazo en cómo nos relacionamos con nuestro mundo, y cómo podríamos planificar nuestro futuro colectivo.

Aunque Herbert hizo el “héroe” de su narrativa en Paul Atreides, el hijo de un duque que se hace el líder de la población nativa Fremen de Arrakis, Herbert nunca vio Paul y su cruzada como heroica. Él creó una saga épica, del tipo que se presta fácilmente a las tipicas versiones de “buenos” contra “malos”. Sin embargo, hay muy pocas personas en su universo que se ajustan a esas descripciones. Tomó una historia de leyendas y deconstruyó lo que se había construido en torno a ellas, los susurros y rumores que hacen que gente común lleguen a estar cerca de los dioses. Debido a eso, Dune es una gran historia que no ofrece respuestas simples a los igualmente grandes interrogantes que provoca.

Además, Dune es una de las obras más grandes de lo que algunos denominan “ciencia ficción blanda” (Una simple frase puede cumplir su función en ciertas situaciones descriptivas sin detallar). Al negarse al encaje de su universo con una gran cantidad de maquinaria y exploración científica (esa sería la “dura”), Herbert fue capaz de centrarse en las personas, en los caminos que la humanidad podría tomar. El alcance de Dune como novela probablemente llevó a muchos otros a que adoptaran técnicas de relato similares. Es probable que no tuvieramos una Guerra de las Galaxias -que tiene un enfoque muy similar, haciendo algo común y secundario la maquinaria tecnologica-, sin la popularidad de Dune que le precedió. Probablemente nos hubiéramos perdido muchas historias que podrían haber sido ignoradas sin el ejemplo de Dune.

Así que en realidad no es de extrañar que Frank Herbert y su obra nos sigan fascinando. No es de extrañar que Dune sigue captando nuevas generaciones de lectores. Siempre va a tener como gancho uno de los mundos más atractivos de la ciencia ficción, y sólo podemos agradecer a Frank Herbert que estuviera tan interesado en diversas disciplinas… y que necesitaba desesperadamente escribir sobre todas ellas.

“El Legado de Muad’Dib. El culto que Frank Herbert nunca quiso”, de Emily Asher-Perrin, para Tor Books.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s