Dune: La Coronacion del Emperador Shaddam

emperor_shaddam_iv_by_ilya_b

—Los colores, los sonidos, los perfumes, todo me aturde —dijo Kailea, y respirando hondo se acercó más a Leto—. Nunca había visto nada igual, ni en Ix ni en Caladan. —Nadie en el Imperio había visto algo semejante en los últimos ciento cuarenta años —contestó Leto.

En el teatro se respiraba una atmósfera de expectación. Por fin, se hizo el silencio y todo el mundo se descubrió la cabeza. Shaddam, ataviado con el uniforme oficial de comandante en jefe de los Sardaukar, adornado con charreteras plateadas y el emblema del León Dorado de la Casa Corrino, avanzó por el pasillo sobre una alfombra de terciopelo y damasco. Su engominado pelo oscuro brillaba. Le seguían miembros de la corte, ataviados de escarlata y oro.

Cerraba la comitiva el Sumo Sacerdote de Dur, que había coronado a todos los emperadores desde la caída de las máquinas pensantes. Pese a los diversos avalares de su antigua religión, el Sumo Sacerdote esparció con orgullo el polvillo rojo sagrado de Dur a derecha e izquierda. Leto admiró el inmaculado uniforme de Shaddam, de comandante en jefe de todas las fuerzas imperiales. —Una evidente maniobra política —murmuró Hawat al oído de Leto—. Os dais cuenta? —A mí me parece más forma que fondo —dijo Rhombur…

Una amplia cortina se abrió detrás del príncipe heredero para descubrir el estrado imperial, que había sido trasladado allí. El macizo trono imperial había sido tallado de una sola pieza de cuarzo verdeazulado, la mayor joya de su clase jamás descubierta, que se remontaba a los tiempos del emperador Hassik III. Proyectores ocultos arrojaban láseres sintonizados hacia las profundidades del bloque de cristal, que refractaba una nova de arco iris. El público contuvo el aliento al contemplar la belleza del trono. El príncipe heredero subió con paso solemne hacia el estrado real y se sentó en el trono, con la vista clavada al frente. A continuación, el Sumo Sacerdote se colocó detrás de él y alzó la corona sobre su cabeza.

—Juráis fidelidad al Sacro Imperio, príncipe heredero Shaddam Corrino IV?.

La voz del sacerdote se oyó en todo el teatro, amplificada por altavoces de alta fidelidad. Esas mismas palabras fueron transmitidas a todo el planeta de Kaitain y a todo el universo.

—Sí —contestó Shaddam con voz retumbante.

El Sumo Sacerdote depositó la corona sobre la cabeza del príncipe, convirtiéndole en supremo monarca de pleno derecho.

—Os entrego al nuevo emperador Padishah Shaddam IV —dijo a los dignatarios—. Que su reino brille tanto como las estrellas! —Que su reino brille tanto como las estrellas! —coreó el público con entusiasmo.

Cuando Shaddam se levantó del trono con la destellante corona en la cabeza, lo hizo como emperador del Universo Conocido. Las miles de personas congregadas en el teatro le aplaudieron y vitorearon. Paseó la vista por el público, y su mirada se posó en la dulce Anirul, inmóvil al pie del estrado con su guardia de honor y damas de compañía. El emperador extendió una mano para indicar que se reuniera con él.

El sacerdote dirigió unas palabras a la pareja, mientras el nuevo emperador deslizaba dos anillos de diamantes en el dedo anular de Anirul, y a continuación una alianza de piedras soo rojas que había pertenecido a su abuela paterna. Cuando fueron declarados marido y mujer, el Sumo Sacerdote de Dur les presentó a la asamblea…

Hasimir Fenring se inclinó hacia Margot. —Subimos y vemos si el Sumo Sacerdote es capaz de improvisar otra veloz ceremonia?

“La Casa Atreides”, de B.Herbert y K.J.Anderson.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s