La guerra se desata (3)

Asedio-de-Tiro

Los primeros combates de envergadura fueron en el norte: Verge fue objeto de un ataque directo por parte de 12.000 infantes de Darokin, resistiendo la ciudad con su guarnición de 4.000 hombres, kobolds y orcos y sus formidables murallas. Paralelamente, el general enano Dûrm, vencedor del asedio de Smog, hubo de luchar contra 13.000 monstruos enviados por Beldon Von Hendrinks para retomar la urbe, cosa que no lograron sus soldados, ya que los 10.000 darokineses, enanos y elfos de Alfheim opusieron una feroz resistencia. El enclave permaneció en manos aliadas.

En la zona de levante, la lucha fue más ralentizada, ya que las colinas y el bosque de Dymrak no permitían maniobras masivas. Los arqueros elfos demostraron aquí su maestría, diezmando a los orcos, mientras los soldados de Thyatis trataban de adaptarse a la lucha en la floresta.

Riverfork Keep, la fortaleza que guardaba el noroeste del Ducado, resistió bravamente un sitio de dos días. Pasado ese tiempo, refuerzos llegados de Fortdoom y Koriszegy Keep lograron empujar a los aliados lejos del enclave, contraatacando.

Los gobernantes de las naciones de la Entente experimentaban una moderada alegría, pues se estaba avanzando, pero el ejército enemigo demostró estar mejor preparado para la guerra de lo que pensaban. En el mar, los primeros encontronazos tuvieron lugar, y las noticias no fueron buenas. Las tropas de Sulex I de Thyatis, al este, giraron hacia el norte, pero en el momento en que hollaron las sierras de Altan Tepe, los problemas se acumularon: resistencia de gigantes y dragones, bajas por enfermedad e hipotermia en las cumbres, intendencia mal preparada para una guerra en la alta montaña…el Imperio Rojiazul conoció aquí sus primeros reveses.

En la última semana de Fîst (junio), ya en pleno verano, se concretó la toma de Verge (día 28) y la formalización del asedio de Threshold (a partir del 29). La ciudad estaba defendida por 15.000 soldados de todas las razas de monstruos comunes (orcos, gnolls, kobolds, trasgos, etc.), y los atacantes eran más del doble, principalmente humanos de Darokin. Los asaltos fueron repelidos al principio con éxito, gracias sobre todo a los 4 dragones negros que los del Caos tenían a su disposición, pero cuando comenzaron a ser abatidos y las catapultas y maganeles empezaron a hacer su trabajo, la batalla se recrudeció, con fieros combates ya en el interior de la ciudad. 5.000 soldados de cada bando cayeron en la primera semana de lucha cuerpo a cuerpo, con el general bugbear Gorfax ordenando una resistencia a todo trance, y la general Seromë de Darokin decidida a tomar la urbe.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s