Dune (cuentos): Irulan, la rebelde

irulan-sc-julie-cox

Se habia vestido para matar, literalmente hablando.

Irulan habia elegido un sugerente corpiño de color rojo que mostraba sus juveniles y apetitosas curvas, y estaba sentanda a horcajadas sobre su esposo, el emperador Paul Muad’Dib. Mientras, le amenazaba con un cryscuchillo en el cuello.

-Veo que la Bene Gesserit te enseño bien- indico Muad’Dib-. Como has conseguido evitar a la guardia?.

-Oh, no ha hecho falta. Simplemente le dije a Bannerjee que la emperatriz venia a ver al emperador- respondio Irulan-. Que traia un regalo… Y para demostrarselo, me abri la bata. Se puso colorado y me dejo pasar. El crys lo llevaba bien oculto.

-Que quieres, Irulan?.

-Que te parece que puedo querer vestida asi?.

-No te deseo, Irulan. Chani es mi verdadera mujer. Nuestro matrimonio es politico. Algo que me sirve para afianzar mi figura ante las Casas del Landsraad, nada mas.

-Crees que me voy a conformar con una vida de servicio a tu Casa y tus harapientos Fremen?. Crees que soy una pusilanime?. Soy una Corrino!.

-Puedes tener todos los amantes que quieras, Irulan. Podras desfogarte con ellos. Vestida asi no tendras problema en encontrar voluntarios. Pero nada de hijos bastardos. Ese es el limite.

-Escuchame bien, esposo- ordeno mientras apretaba aun mas el diente del gusano en la yugular de Muad’Dib. Una gota de sangre comenzo a asomar-. No me conocera la historia como una emperatriz virgen. Hoy vas a tomar una decision: Vas a darme un heredero o vas a morir. Te recomiendo lo primero, y… hasta podriamos pasar un buen rato. Quizas hasta quieras repetir. Acaso no soy mas hermosa que cualquier mujer fremen?.

-Bajo esa cara de niña noble veo que eres una deslenguada. Reconozco que me estas sorprendiendo, Irulan- dijo sonriendo.

-Soy mas rebelde de lo que crees. Toda una caja de sorpresas, esposo.

-Ah, si?. Veamoslo entonces, esposa…- Muad’dib empezo a desatarle el corpiño con suma delicadeza hasta que asomaron sus senos, que comenzo a acariciar. Irulan sentia sus manos arañadas por la arena en su piel de melocoton y se estremecio. La abrazo con fuerza, atrayendo su cuerpo para besarla. Ella le miro con expresion de triunfo. La leona Corrino habia dominado al halcon Atreides. Ademas, no podia negar que lo deseaba. Gracias a sus capacidades Bene Gesserit, engendraria el heredero que Chani no le podia dar. Durante unos segundos se dejo llevar por la pasion…

…Y entonces, con un agil movimiento, Muad’Dib la volteo, arrebatandole el crys y haciendole una presa…

-No me gustan estos jueguecitos. Pero ha sido un buen intento- le susurro Muad’Dib al oido.

-Seguro que no querras terminar lo que has empezado?. Apuesto a que estos jueguecitos te gusta jugarlos de foma salvaje con tu mujer fremen. Me equivoco?…-insinuo Irulan bajo el.

-Esta no eres tu. Deberia darte verguenza. Pareces una ramera cualquiera. Largate!. La proxima vez no sere magnanimo contigo y se me ocurrira un castigo a la medida de tus actos- dijo mientras la arrojaba medio desnuda de la cama.

Irulan se tapo, recogio su bata y salio por la puerta indignada. Al dia siguiente partiria para una reunion secreta. Esta habia sido la ultima oportunidad que le habia dado a su esposo de evitar que lo asesinaran. “Pagaras con la vida por esta humillacion, Muad’Dib. Lo pagaras…!”- pensaba mientras se dirigia a sus aposentos en mitad de la noche.

*** Extraido de “Cuentos del Millon de Planetas”, atribuidos a Accadia, Madre Archivera de la Bene Gesserit en Casa Capitular.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s