Maniobras y planes de desgaste (y 3)

puerto-dd-mystara

Este incidente ocurrió en el año 28; al año siguiente se celebró una conferencia en el bosque de Canolbarth (Alfheim), en donde se pulieron los últimos detalles de las operaciones. En lo referente a las marinas de guerra de las naciones aliadas, se acordó que todos los pabellones fueran de color rojo, al margen de la simbología concreta de cada país; de este modo, el amarillo y el negro de las flotas caóticas ya tenía oponente cromático.

Beldon Von Hendrinks, por su parte, obtuvo el apoyo de algunos países tradicionalmente ligados al Caos: los Clanes Caóticos de Atruaghin mandaron tropas de tierra, unos cientos de infantes concretamente; la ciudad-Estado de Zvornik envió una flotilla de guerra compuesta por cuatro galeras y dos cocas; y el lejanísimo reino caótico de Ator, hogar de los hombres-lagarto, se presentó en forma de flotilla corsaria: eran tres galeras, dos cocas y una nao artillada con falconetes. Las Tierras Rotas, territorios caóticos por antonomasia de Brun, no pudieron mandar ningún contingente de apoyo al Ducado, ya que numerosas tropas de Glantri, Ethengar y Darokin impusieron desde estas fechas un implacable bloqueo a sus fronteras.

Paralelamente, las Baronías Hispanas, Teixeiras y Vilaverde se hallaban ultimando una flotilla de guerra que echase una mano a los de la Entente, aunque aún no estaba del todo dispuesta. En parecidas circunstancias estaban Vestland, Ostland y Soderfjord, que enviaron tropas de caballería a Selenica para participar en la guerra, y daban los últimos retoques a su poderosa Armada Unida. Por otro lado, preocupaba el estado militar de Ierendi, Minrothad Guilds y los Cinco Señoríos. No eran países poderosos, y Von Hendrinks y Kiff lo tendrían fácil con ellos; la Marina de Guerra de Thyatis debía, por poderío naval y proximidad geográfica, erigirse en la gran protectora de estas naciones, aunque éstas a su vez recelaban de Sulex I, siempre atento y voraz para expandir su Imperio.

Por toda la longitud y extensión de las fronteras con el Ducado, se fue construyendo una red de acuartelamientos para pasar el invierno y la primavera, aprovechando la orografía para ocultarse de los ojos de los caóticos. Las tropas se fueron alojando en esas pequeñas fortalezas y se fijó una fecha para la invasión: el 15 de Isêl (mayo), cuando el deshielo concluía y las temperaturas eran ya generosas con el soldado e incómodas con los dragones y gigantes del Duque.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s