Dune: El Kwisatz Haderach ultimo

duncan-supermente-by-dailydune

Cuando los correos llegaron a la sala escoltando a Murbella y una partida de hombres de la Cofradia y hermanas, Duncan dejo las preguntas a un lado y se limito a mirarla. Ella se paro a medio paso.

-Duncan… apenas has cambiado en mas de dos decadas-. El rió. -He cambiado mas de lo que podria medir cualquier instrumento.

Duncan y Murbella se abrazaron, sin saber muy bien si aquel contacto volveria a encender sus sentimientos pasados. Los dos intuian algo diferente en el otro. Mientras tocaba a Murbella, Duncan sintio una tristeza agridulce al pensar en el daño que aquel amor adictivo le habia hecho. Las cosas no podrian volver a ser como antes entre ellos, sobre todo ahora que el era el Kwisatz Haderach.

Ademas, ahora dirigia a las maquinas, aunque no era una nueva supermente, ni tampoco una marioneta. Ni siquiera sabia como seguirian funcionando sin una fuerza que las controlara. Tendrian que adaptase o morir, algo que los humanos habian hecho durante milenios.

-Nos hemos liberado de las trampas qe nos pusimos el uno al otro. Te necesito, Murbella, … a ti, Sheeana. El futuro nos necesita a todos mas de lo que puedo expresar-.

Un numero de infinitos pensamientos mecanicos corria por su mente, y sabia que habia una cantidad incontable de planetas humanos que necesitaban una ayuda que solo el podia ofrecer. Con un pensamiento, hizo salir a los robots guardianes de la sala, como en un ejercicio militar. Luego expandio la mente por las vias vacias de la red de taquiones y el universo . Conecto las naves humanas que estaban bajo el control de las maquinas ixianas y las naves vinculadas al mando de Omnius, y las convoco, haciendolas saltar a traves del tejido espacial. Todos se reunirian en Sincronia.

-Y… que eres, Duncan?. -Soy el Kwisatz Haderach ultimo y una forma de supermente… y al mismo tiempo no soy ninguno de los dos. Soy algo distinto.

Murbella miro a Sheeana, asustada, y volvio a mirarle a el. -Duncan!. Las maquinas pensantes han sido nuestros enemigos mortales desde antes de la Yihad Butleriana… mas de quince mil años. -Mi intencion es deshacer ese nudo gordiano de desentimiento. -Las maquinas han masacrado a trillones de seres humanos!. -Tal es el coste de la inflexibilidad y el fanatismo. Honoradas Matres y Bene Gesserit, humanos y maquinas pensantes, corazon y mente. Acaso no nos hacen mas fuertes nuestras diferencias en lugar de destruirnos?. Nuestra lucha ha llegado a su fin. Estamos en un momento de cambio. Tenemos el poder para hacer eso y mucho mas…

Utilizando el saber de la presciencia y el calculo perfectos, Duncan impondria una paz duradera. Con su presciencia evolutiva, preveia un futuro conjunto para maquinas y humanos… y sabia como ponerlo en practica. Cuanto poder… mucho mas que el Dios Emperador y Omnius juntos. Pero el poder habia acabado corrompiendo a Leto II. Como podria el, Duncan, manejar aquella carga, mucho mas pesada?. Le recordaria la historia como un despota peor aun que el Dios Emperador?…

“Gusanos de arena de Dune”, por B.Herbert y K.J.Anderson.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s