“Los cuerpos extraños”, de Lorenzo Silva

los-cuerpos-extraños

-Mira, Ruben, el año que viene cumplo cuarenta, me toca empezar a decidir que quiero ser de mayor. Esto aclara un poco las cosas.

-En que sentido?.

-Muchas veces pense en el dia en que tendria que dejar lo que hago ahora, si mi circunstancia personal cambiaba. Y me vi en una oficina, haciendo trabajo de secretaria en el mejor de los casos. Una perspectiva que, entre tu y yo, me parece peor que pegarme un tiro. En estos meses he pensado mucho, y esa es la parte buena que ha salido de esto. Ahora lo tengo claro, ya se donde estare cuando tenga tu edad: donde estas tu, arrastrando a una pandilla de chavales y no tan chavales adondequiera que nos pongan un muerto y haya que cortarle las alas a un hijo de perra. En la carretera, en la puta calle. Aqui -dijo señalando la bahia con un ademan- Y sabes?. Me gusta.

-Gracias, Vir. Por la parte que me toca. Nunca supe explicarmelo de ese modo. Gracias por ayudar a entender por que esta noche voy a acostarme contento, aunque tenga un caso a medio hundirse.

-Te quedan muchas horas, todavia.

-Si. Cincuente y siete.

-A tu salud, mi brigada – alzo su vaso.

-A la tuya, mi sargento. Puedo pedirte algo?.

-Claro.

-Como ahora ya se que vas a estar ahi, cosa que me alivia, dicho sea de paso, ocupate de impedir que cuando me jubile algun capullo sin imaginacion imponga la idea siniestra de regalarme un reloj.

“Los cuerpos extraños”, de Lorenzo Silva.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s