Dune: El pequeño Bashar Teg

miles-teg-pequeño-bashar

Teg inspiro profundamente. Gammu se extendia ante el, exactamente alla donde sus navegantes habian dicho que estaria cuando emergieron del Pliegue espacial. Permanecia de pie junto a una atenta Streggi, viendolo por la gran pantalla de observacion de la sala de mandos de su nave  insignia. A Streggi no le gustaba que permaneciera sobre sus propios pies en vez de estar montado sobre los hombros de ella. Se sentia superflua entre toda aquella parafernalia militar. Campos de multiproyeccion, ayudantes moviendose eficientemente con cuerpos envueltos en esotericos uniformes… Ella apenas tenia una vaga idea de todas aquellas funciones.

El tablero de comunicaciones para retransmitir sus ordenes estaba bajo las palmas de Teg, mantenido alli mediante suspensores. Su campo de mando formaba una debil aureola azulada en torno a sus manos. La plateada herradura que lo mantenia en comunicacion con las fuerzas de ataque se apoyaba ligeramente en sus hombros, con una sensacion de familiaridad alli pese a ser mucho mas grande con relacion a su pequeño cuerpo que los enlaces de comunicacion que habia utilizado en su anterior vida.

Ninguno de aquellos que estaban a su alrededor se cuestionaban el hecho de que aquel era su famoso Bashar en el cuerpo de un niño. Recibian sus ordenes con una energica aceptacion…

Teg no tenia ninguna explicacion para lo que habia hallado en si mismo bajo la tension de la supervivencia en Gammu. La velocidad fisica que drenaba su carne y una habilidad de ver no-naves, de localizarlas en un campo imaginario como un bloque de espacio reproducido en su mente. Sospechaba de un afloramiento salvaje de sus genes Atreides. La herencia que las amantes procreadoras Bene Gesserit habian mezclado durante eones.

Habia pocas dudas de que verian aquella habilidad como algo potencialmente peligroso para ellas. Podian utilizarlo, pero el seguramente perderia su libertad. Aparto de su mente esas reflexiones:

-Enviad lo señuelos. Accion!.

-Encuentro esto extrañamente romantico -murmuro Streggi.

-Romantico?. No hay ningun romanticismo en esto!. Este era el momento de la adrenalina!… Sintio un tam-tam en su pecho y voces cantando: “Mata, mata, mata!”.

“Casa Capitular de Dune”, de Frank Herbert

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s