Dune (cuentos): El monolito

image

-“Un pequeño paso para el hombre, pero un gran salto para la humanidad”.

-Mas bien “un gran salto para los Fremen”.

Liet, estaba parafraseando al primer hombre que piso la luna de la Vieja Tierra. El nombre se ha perdido en el tiempo, pero la frase no. Fue el inicio de la conquista espacial- dijo Pardot Kynes.

-Bueno, pero que quede claro que un Fremen ha puesto su pie en la segunda luna de Dune- respondio el joven.

Las primeras huellas de los trajes espaciales hollaban ya la llamada luna Muad’dib. Pardot Kynes, planetologo, y su hijo Liet, descendian de la nave que les habia llevado hasta el satelite. Cerraron la escotilla y la dejaron en modo automatico.

-Esta conectado. Baliza preparada, Padre.

-Adelante entonces- dijo el Umma Kynes-, vayamos hacia el crater que forma la cabeza del raton-saltarin, del “muad’dib”. Tendremos poco mas de una hora de oxigeno.

Era un espectaculo fantastico observar Dune desde aquel lugar. Era una gigantesca bola amarillo-anaranjada. Se distiguian las cordilleras, la Muralla Escudo, el Gran Bled… Y como destelleaban las estrellas, sin una atmosfera que las molestara.

-Es una pena que no podamos contar a nadie que estuvimos aqui- lamento Pardot Kynes-.

-No creo que a la Sayyadina y los ancianos les gustara la idea. Estar aqui es un poco irreverente- rio Liet.

La poca gravedad hacia que avanzaran dando saltitos en sus trajes espaciales. Eran antiguos, asi como la pequeña nave en la que habian alunizado, pero funcionales. Los contrabandistas no habian puesto problema en conseguirles el extraño equipo gracias a un buen intercambio por esencia de especia. Sobre todo no hicieron preguntas incomodas.

Liet iba vigilando, mas que nada por supersticion. Se decia entre su pueblo que habia tambien gusanos de arena corriendo libres por las lunas de Dune. Creia poco probable que alli hubiera nada, pero llevaba un crys en el cinto del traje por si acaso.

-Desde que descubrimos el telescopio en aquella estacion botanica abandonada, supe que tendriamos que llegar hasta aqui- dijo Kynes emocionado mientras se acercaba al borde del crater. Era gigantesco de ancho, pero menos profundo de lo que esperaba.

-Es curioso, hay como una pendiente, una cuesta que desciende hasta el fondo alrededor del borde del crater- observo Liet.

-Esplendido, no necesitaremos entonces las cuerdas…

Comenzaron a bajar por la pendiente todo lo cuidadosamente que los trajes les dejaban. Pardot Kynes iba relatandole a su hijo mientras la composicion rocosa de la luna. Sentia mucha curiosidad por el fondo del crater.

-Alli obtendremos las muestras que confirmaran si el origen de esta luna es del mismo Arrakis… digo Dune, o es un cuerpo estelar extraño.

Liet iba observando el tiempo de oxigeno que les quedaba. No podrian estar mucho tiempo alli abajo antes de volver a la nave. Casi habian llegado ya al fondo. Donde acababa la pendiente, ascendia de nuevo ligeramente hasta una especie de plataforma.

-Vamos padre, ya queda poco.

Segun fueron acercandose observaron asombrados que habia al final del camino: De pie, y semienterrado, una especie de oscuro monolito negro se erguia a la vista.

-Que demonios…

Tras unos segundos de asombro, Pardot Kynes y su hijo rodearon el gigantesco monolito.

-No refleja la luz, lo has visto Padre?. No produce sombra alguna. De que material estara hecho?- pregunto Liet.

-Nada que yo haya visto antes. Has visto la perfeccion de sus bordes?. Esto es no obra de la naturaleza. Apostaria que son proporciones exactas: 1 – 4 – 9, quizas?. Los cuadrados de los tres primeros números enteros. La naturaleza no es asi. Pero es demasiado perfecto incluso para haberlo hecho el hombre, fijate en el corte.

-Tiene un simbolo en la parte superior. Es una espiral, o una constelacion, te has fijado?.

-He oido hablar de los Muadru. No soy un especialista en este campo, pero quizas esto perteneciera a aquella raza perdida. La espiral es un simbolo que se repite en los restos hallados. Voy a tomar una muestra de roca…

-Ten cuidado, Padre.

Pardot Kynes ascendio ligeramente sacando una especie de cuchilla de una bolsa adherida al traje. Nada mas poner la mano sobre la roca, un intenso pitido comenzo a sonar y les hizo recular. El sonido era muy intenso y molesto, apenas se podia levantar la cabeza. Pardot Kynes fue retrociendo trastabillado sin mirar.

-Padre, cuidado!.

Liet, agarro a su padre del brazo antes de que este cayera por el terraplen al fondo del crater.

Todo temblaba. De pronto el simbolo del monolito comenzo a girar. La espiral se puso rojo intenso hasta que la luz les cego. En unos segundos el monolito ascendio a los cielos como si de un cohete se tratase dejando una estela rosada tras el. Se perdio en el espacio…

-Como es posible!!??…

Liet activo la baliza y llamo a la nave, que un minuto despues aterrizaba donde antes habia estado el monolito.

-Vamonos, Padre. Creo que ya hemos tenido suficiente luna por hoy.

Anonadado, Kynes accedio a la nave. Durante el viaje de vuelta seguia haciendose preguntas:

-Crees que alguien nos creeria si contamos esto?- pregunto a su hijo inocentemente el Umma Kynes.

-Mejor que no digamos nada, Padre…-respondio Liet-. Y luego dicen que Dune es un planeta “raro”…

*** Extraido de “Cuentos del Millon de Planetas”, atribuidos a Accadia, Madre Archivera de la Bene Gesserit en Casa Capitular

2 Respuestas a “Dune (cuentos): El monolito

  1. Éste cuento lo escribió Frank o Bryan? 😮

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s