Dune: Mentats of Dune. Adelanto capitulo (y III)

image

La derrota de los mundos de las maquinas pago un precio en sangre humana, inocentes… A pesar de que Harian no tenia experiencia personal con las maquinas pensantes, su odio hacia ellas era fundamental en su pensamiento. Siendo niño oyo las terrorificas historias que le contaban sus abuelos y sintio que estaba destinado a unirse al movimiento Butleriano. Se afeito la cabeza y las cejas para imitar a su admirada Rayna Butler, que habia perdido todo su pelo durante una de las plagas enviadas por Omnius.

Harian informo de nuevo: “Estamos listos para atacar a aquellos que os desafien, Lider Torondo”. Manford asintio. “Recordad, esto no es un ataque ni un castigo”. El cambio su posicion en el arnes. “Es una leccion”.

Cuando la luz del dia comenzo a romper, Anari Idaho desenvaino la espada, accion que imitaron el resto de colegas Maestros Espadachines. No necesitaban estar en silencio, y el centenar de seguidores Butlerianos rugio. Manford dijo: “Lideranos, Anari”. Ella entro en el pueblo llevandole sobre los hombros. El jaleo saco a un puñado de dormidos habitantes hacia la calle, donde observaban el tropel. Entonces reconocieron al lider sin piernas, y el gesto de sorpresa cambio sus expresiones por el del miedo.

Harian ordeno que sonara la campana. El frente de Maestros Espadachines marchaba hacia la plaza del pueblo en formacion, mientras que los descontrolados Butlerianos gritaban y aporreaban las puertas, levantando a todo el mundo. La gente salia quejandose, algunos llorando. Anari llego a la casa del Primer Alcalde y martilleo la puerta con el mango de su espada, pero no esperaba una respuesta. Echando hacia atras a Manford en su arnes como si fuera un niño, solto una poderosa patada a la cerradura. Sus compañeros Maestro Espadachines irrumpieron en las casas de los otros dos lideres y se llevaron al triunvirato. Los tres,  medio dormidos, aun estaban en pijama e intentaban ponerse la ropa…

Sobre los hombros de Anari, Manford se sentaba como un juez en la sala, pronunciando su sentencia. Dos de los lideres balbucearon excusas mientras que el tercero permanecia en silencio. El silencioso entendia muy bien que habian hecho mal y sabia que sus acciones tenian consecuencias. Manford hablo: “No es necesario que temais. Todos vosotros sereis testigos de la gloria de la rectitud. Los santos Martires Santa Serena y Manion el Inocente estan con nosotros hoy”.

“De que va todo esto, Lider Torondo?”, pregunto unos de los alcaldes. Manford fruncio el ceño. “Mis naves de guerra se mantienen en orbita para vigilar y proteger a nuestros leales seguidores. Hemos detectado pequeñas naves de VenHold en este area, aparentemente espias o contrabandistas. Dove´s Haven ha comprado bienes al enemigo mas grande de la humanidad”. “No, señor!”, lloro en mas hablador de ellos. Su voz sono como un chillido.

“La gente de este pueblo se ha hecho adicta a la especia y su adiccion es mas fuerte que su fé”. Se oyeron lamentos. El Diacono Harian salio de la casa de uno de los alcaldes, mientras que los Butlerianos saqueaban las de las otras dos.  El mayordomo mostro un paquete que habia encontrado. Lo abrio y la fragante especia de color canela cayo en el suelo.

“Como triunvirato mayor del pueblo, vosotros tres sois responsables de vuestra gente, de prevenir que distraigan el recto camino. Pero vosotros no habeis hecho eso. Como lider de los Butlerianos, debo aceptar la culpa por aquellos de mis seguidores que tomen decisiones equivocadas, y ningun castigo puede ser mas grande que el dolor que siento en mi corazon. Para vosotros tres, el castigo ha de ser directo y rapido”.

Los Maestros Espadachines dieron un paso adelante. Anari saco su propia hoja y Manford le susurro al oido “El silencioso se gano nuestro respeto, asi que demosle una recompensa. Matalo primero”. Anari no le dio tiempo al alcalde a anticipar su muerte o temer el golpe. Se movio tan rapido que le decapito antes de que pudiera recular. Su cabeza y cuerpo estirado cayeron en direcciones opuestas. Los otros dos hombres aullaron. Los Maestros espadachines los mataron.

Manford observo los cuerpos sin cabeza en el centro del pueblo. “Tres hombres que han cometido terribles errores, un pequeño precio que pagar por una muy importante leccion”. Los cien seguidores Butlerianos dañaron las casas de Dove´s haven, destrozando ventanas y rompiendo puertas. Pero su lider los controlo, manteniendo el saqueo al minimo. Cuando acabo, Manford indico a Anari que le sacara de alli, siguiendo al resto del grupo. Durante las ejecuciones, Manford se habia olvidado de Escon. Su cara estaba gris. Manford no sentia simpatia por los debiles. “Algunas lecciones son dolorosas, Directeur”.

“Mentats of Dune” de B.Herbert y K.J.Anderson.

Ver parte I y II

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s