Dune: El plan de Paul y Bronso

paul-uniforme-atreides

Se abrio una puerta a su derecha, y Paul entro en la sala, llevando un uniforme formal negro de la casa Atreides, con el escudo del halcon rojo, muy diferente al atuendo del desierto Fremen que usaba mas a menudo, incluso fuera de Dune. Mantenia en el rostro un aire gelido que le recordaba al del duque Leto. -Fui yo el que te pidio que vinieras aqui, Madre.

Jessica se quedo paralizada cuando Paul se puso junto a Bronso Vernius, el hombre que supuestamente habia roto todo vinculo con la Casa Atreides. Paul!.

Paul dijo: -Madre, no hagas lo que estas pensando. Con un sorprendente poder y autoridad, sus palabras la detuvieron en seco, justo cuando estaba a punto de golpear. Su brazo titubeo. Paul puso un tono mas suave a su voz. -Necesito desesperadamente tu ayuda.

A pesar de que habia visto el potencial de la violencia en ella, no dio un paso atras para poner un pequeño espacio de seguridad entre ellos. Paul se quedo exactamente donde estaba. -Nadie mas sabe que estoy aqui, y tiene que seguir siendo de este modo. La cámara Ixiana estaba intensamente tranquila. -Este es un asunto muy importante. Nadie mas puede saber lo que planeamos aqui. Estas paredes estan protegidas, asi que podemos hablar libremente -dijo Bronso. Paul asintio. -Los excesos de la Yihad son demasiado extremos. Mi propio mito se ha vuelto demasiado poderoso, y Bronso esta a punto de cambiar todo eso...

La expresion del ixiano era dura, con su piel palida por una vida pasada en las cavernas subterraneas de las ciudades de Ix. -Paul me ha pedido que adopte un papel secreto para contrarrestar el mito destructivo del Mesias, para hacer que la gente vea que no es el semidios en el que ha sido convertido. Y estoy de acuerdo con ello-. Una sonrisa fria le cruzo sus labios. -De todo corazon. Jessica echo hacia atras la cabeza con sorpresa.
El corazón le martilleaba en el pecho…

Paul continuo: -No es ningun secreto que Bronso mantiene un desencuentro conmigo desde la noche en que su padre murio, asi que nadie va a sospechar que le he pedido nada. El va a intentar desacreditarme, refutar lo que la Qizarate y la Princesa Irulan digan, ridiculizara a los que me veneran ciegamente. Después de tanto derramamiento de sangre en la Yihad, es el momento. Las palabras le dieron a Jessica una gran pausa. Ella se sentia rigida, escuchaba sin ninguna emocion su propia voz.
-Esto es… no me lo esperaba en absoluto

-Conozco la violencia que he desatado, y se que debe parecer inexplicable para ti, imperdonable. -Al principio pense que iba a encontrar placer en ello -dijo Bronso, pero cuanto mas tengo en cuenta la abrumadora tarea y el peligro que involucra, menos dudo que voy a salir de esta con la piel intacta. Paul le puso una sonrisa sincera. -Sin embargo, incluso con todo ello, mi redescubierto amigo esta de acuerdo con hacer lo que deseo, a costa del considerable peligro para si mismo. El va a escribir las palabras que nadie tiene el coraje de decir, y la gente hablara de ello y cada vez mas y mas hablaran, y empezaran a pensar… Yo no solo soy un noble tomando decisiones pensadas para Caladan y la Casa Atreides. Me he convertido en algo completamente distinto, un lider monstruoso como este universo nunca ha visto. Cuando mis guerreros se lanzan a la batalla, gritan mi nombre como si los fuera a proteger y golpeara a sus oponentes con miedo

-Lo se, lo se. Ella aparto la vista tristemente. -En el momento en que me converti en Muad’Dib, llegué al punto de no retorno. Como Kwisatz Haderach, vi partes de mi futuro y el futuro de la humanidad, y supe que tenia que liderar mis legiones de un planeta a otro, portando banderas teñidas de sangre. Y con que propósito, Madre?. Solo para matar, solo para ganar poder, solo para derrocar a las viejas costumbres?. Por supuesto que no!?. Echando un vistazo a Bronso, vio al otro hombre asintiendo con la cabeza mientras escuchaba…

-Fue mi destino tomar el papel como Lisan al-Gaib y Kwisatz Haderach, para guiar a la gente a traves de los remolinos de la historia, para que pudieramos llegar a este punto. El punto de inflexión. Por mi, Madre, de nuestra noble Casa se hablara con odio durante años, tal vez durante siglos… sin importar la nobleza de nuestros antepasados, sin importar las buenas acciones que he hecho antes de que la violencia total de la Yihad se hiciera evidente-. Jessica se sentía vacia. -Entonces, por que pedir la esterilizacion de once planetas mas?. Por que es necesario para contrarrestar tu mito?. -Porque he visto lo que habia que hacer. En cierto modo, es el acto que inclinara la balanza y pone a la gente contra mi, con un poco de persuasion de Bronso. Asi le doy una razon legitima. Si no fuera por eso, la situación creceria hasta hacerse peor, mucho peor, y si no empezamos ahora, sera demasiado tarde….

-Pero once planetas, todas esas personas, tan solo para darle una razon legitima?. -Yo entiendo lo que creias que necesitabas hacerme, madre. Esperabas salvar tantas vidas como fuera posible, y esa tambien es mi esperanza-. Jessica se quedo sin aliento, casi sollozo cuando pregunto: -Pero por que, por que quieres ser odiado por toda la eternidad, y por que debes arrastrar a la Casa Atreides contigo?. Por que tanta gente debe morir en el nombre de Muad’Dib?. Como puede eso ser tu destino, o el de ellos?

-He tenido muchas visiones que guian mi camino, algunas despues de un gran consumo de melange, otras a traves de sueños. Aunque atrapado inextricablemente en mi propio destino, voy a dar una leccion para todos los tiempos, mostrando con el ejemplo el peligro de caer en el mito de un lider carismatico, la creencia erronea de que una heroica figura siempre conducira a la humanidad a la utopia. Este mito debe ser destruido-. Jessica comenzo a comprender la inmensidad de lo que Paul tenia en mente.

Bronso rompio el silencio: -Durante mucho tiempo me considere enemigo de Paul, y me llevo mucho tiempo encontrar un lugar para el perdon. Pero me di cuenta, finalmente, que la muerte de mi padre no era culpa de Paul. Mi padre me hizo jurar que vigilara a Paul, para protegerlo de los peligros. Infiernos carmesies!, con todos los peligros que hay aqui!. -El sonrio animosamente a Paul, despues a Jessica-. Estoy listo para esta tarea… -Es mi destino quererte, Paul, no importa lo demas -dijo Jessica. Paul se volvio hacia ella con una suplica en su rostro, y Jessica vio a su hijo de nuevo, la persona brillante y sensible que ella pensaba que habia perdido. Ella lo habia concebido del amor y lo habia dado a luz. Jessica solo pudo asentir con la cabeza cuando dijo: -Ayudare a Bronso, en secreto. Le ayudare a destruirte.

“The Winds of Dune”, de B.Herbert y K.J.Anderson.

Traduccion libre de Danienlared

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s