Dune: Wensicia y Tyekanik

wensicia-tyekanik-HdD-serie

Una amplia silla a suspensor estaba situada frente a la pantalla, ocupada por una mujer de edad indeterminada, pelirrubia. Su rostro tenía forma de corazón, y sus dos delgadas manos se aferraban a los brazos de la silla mientras miraba. Su cuerpo quedaba oculto debajo de su amplia ropa blanca bordada en oro. A su derecha, a un paso de ella, permanecía de pie un fornido hombre vestido con el uniforme bronce y oro de un Ayudante de Bashar de los antiguos Sardaukar Imperiales. Sus grisáceos cabellos estaban cortados sobre su rostro cuadrado, duro, desprovisto de emociones.

La mujer tosió y dijo:

— Ha ocurrido tal como habías predicho, Tyekanik.
— Evidentemente, Princesa — dijo el Ayudante de Bashar con voz ronca.

Ella sonrió al captar la tensión en la voz del hombre.

— Dime, Tyekanik, cómo crees que se sentirá mi hijo bajo el título de Emperador Farad’n I?
— El título le sienta como un guante, Princesa.
— Esta no era mi pregunta.
— Pienso que quizá no apruebe algunas de las cosas que hemos hecho y debemos hacer para, esto, conseguirle el titulo.
— Tu siempre… — se giró, mirándolo duramente en la penumbra — Serviste bien a mi padre. No fue culpa tuya que se dejara arrebatar el trono por los Atreides. Pero seguramente el resquemor de esta pérdida debe arde en tu interior tanto como en el de…
— Tiene la Princesa Wensicia alguna otra tarea especial para mi? — preguntó Tyekanik. Su voz seguía siendo ronca, pero ahora había un tono cortante en ella.
— Tienes la mala costumbre de interrumpirme — dijo ella.

El sonrió, desplegando la hilera de sus dientes, que resplandecieron a la luz de la pantalla.

— A veces me recordáis a vuestro padre — dijo. Siempre los mismos circunloquios antes de hacer una… esto, pregunta delicada.

Ella apartó bruscamente su mirada de él para ocultar su irritación, y dijo:

— Crees realmente que esos tigres laza pondrán a mi hijo en el trono?
— Es muy posible, Princesa. Debéis admitir que esos pequeños bastardos de Paul Atreides no serán más que dos jugosos bocados para los dos tigres. Y con los gemelos eliminados… — se alzó de hombros.
— El nieto de Shaddam IV se convierte en el sucesor lógico — dijo ella —. Si conseguimos anular las objeciones de los Fremen, del Landsraad y de la CHOAM, sin mencionar a los posibles supervivientes Atreides que puedan…
Javid me garantiza que su gente puede encargarse de Alia fácilmente. Y no cuento a Dama Jessica como una Atreides. Quién más queda?
— El Landsraad y la CHOAM se inclinarán siempre hacia el lugar donde esté el beneficio — dijo ella —. Pero, y los Fremen?
— Los ahogaremos en su religión de Muad’Dib!

“Hijos de Dune”, por FranK Herbert.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s