Epigrafes de Dune (XI)

letoII-piel-by-andrewryan

“Y tuvo la visión de una armadura. La armadura no era su propia piel; era tan fuerte como el plastiacero. Nada penetraba su armadura… ningún cuchillo ni veneno ni arena, ni el polvo del desierto ni su desecante calor. En su mano derecha sostenía el poder de crear la tormenta de Coriolis, de estremecer la tierra y erosionarla hasta la nada. Sus ojos estaban fijos en la Senda de Oro, y en su mano izquierda sostenía el cetro del dominio absoluto. Y más allá de la Senda de Oro, sus ojos miraban hacia la eternidad que sabía era el alimento de su alma y de su carne imperecedera”.

“Heighia, el Sueño de mi Hermano”, del Libro de Ghanima.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s