Dune: Teg y los danzarines rostro

milesteg

Fueron los primeros Danzarines Rostro que viera nunca Miles: dos hombres de baja estatura, tan parecidos como unos gemelos. Unos rostros redondos sin apenas barbilla, narices respingonas, bocas pequeñas, ojos como botones negros, y un pelo blanco muy corto que se erguía sobre sus cabezas como las cerdas de un cepillo. Los dos iban vestidos del mismo modo que el Comerciante Libre… túnicas negras y pantalones.

– La ilusión, Miles –dijo su madre–. La ilusión es su especialidad. Modelan la ilusión para conseguir objetivos reales, así es como trabajaban los tleilaxu… Estás contemplando el mal, Miles. Estúdialo atentamente. Los rostros que estás viendo pueden cambiar en un instante. Pueden hacerse más altos, parecer más
corpulentos. Pueden imitar a tu padre de tal modo que sólo yo reconozca la sustitución.

La boca de Miles Teg formó una muda “O”. Se quedó contemplando el visor, escuchando a su padre…

– Y lo más terrible de todo –dijo su madre–. Algunos de los nuevos Danzarines Rostro pueden, tocando la carne de una víctima, absorber algunas de las memorias de dicha víctima.

– Leen las mentes? –Miles alzó la vista hacia su madre.

– No exactamente. Creemos que toman una impresión de las memorias, algo así como un proceso de holofoto. Ellos todavía no saben que nosotros hemos averiguado todo esto.

Miles comprendió. No tenía que hablar de aquello a nadie, ni siquiera a su padre o a su madre. Ella le había enseñado la vía del secreto de la Bene Gesserit. Observó con desafío las figuras en la pantalla.

– Cómo llegaron a ser tan malvados? –preguntó Miles.

– Son seres comunales, educados para no ser identificados con ninguna forma o rostro. La apariencia que presentan ahora es en mi honor. Saben que estoy observándoles. Se han relajado a su natural forma comunal… No tienen ningún sentido del yo –dijo su madre–. Poseen solamente el instinto de preservar sus propias vidas a menos que se les ordene morir por sus Maestros.

Harían realmente eso?. Quiénes son sus Maestros?.

– Hombres que muy raramente abandonan los planetas de la Bene Tleilax.

– Tienen hijos?.

– No los Danzarines Rostro. Son híbridos, estériles. Pero sus Maestros pueden procrear. Hemos cogido a algunos de ellos, pero sus descendientes son extraños. Pocos son mujeres, e incluso entonces no podemos sondear sus Otras Memorias.

– Cómo son las mujeres tleilaxu? –preguntó Miles.

Era una pregunta perspicaz que llevó una oleada de orgullo a Dama Janet. Sí, era casi seguro que allí tenía a un Mentat en potencia. Las amantes procreadoras habían estado en lo cierto respecto al potencial genético de Loschy Teg.

– Nadie fuera de sus planetas ha informado jamás haber visto a una mujer tleilaxu – dijo Dama Janet.

– Existen, o son simplemente los tanques?

– Existen.

– Son mujeres algunos de los Danzarines Rostro?

– Pueden ser hombres o mujeres a voluntad.

– Van a intentar hacerle daño a mi padre?.

– No se atreverán. Hemos tomado precauciones, y ellos lo saben. Mira como al de la izquierda se le encaja la mandíbula. Este es uno de sus signos de irritación.

– Has dicho que eran seres com… comunales.

– Como los insectos sociales, Miles. No tienen imagen propia. Sin un sentido del yo, van más allá de la amoralidad. No puede confiarse en nada de lo que digan o hagan. Son educados únicamente para obedecer a sus Maestros.

Miles se estremeció.

– Son carne convertida en autómata. Sin un yo, no tienen nada que estimar o siquiera dudar. Son educados únicamente para obedecer a sus Maestros.

“Herejes de Dune”, de Frank Herbert.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s