Dune: El círculo cerrado de Duncan Idaho

duncan-idaho-lynch-84

Sabemos que Leto II, el hijo de Paul Atreides, vio algo terrible en el futuro de la humanidad. El deseo de evitar esos acontecimientos le llevó a su simbiosis con las truchas de arena y a someter durante dos mil quinientos años al universo conocido a un régimen inmovilista mientras, lentamente, iba seleccionando distintos sujetos en un programa genético que tenía, como fin aparente, producir seres humanos que escaparan de las facultades prescientes. Durante esos dos mil quinientos años clonó una y otra vez a Duncan Idaho e insertó sus genes allá donde le pareció adecuado en su programa genético. Esto no puede ser un capricho: en los genes de Idaho tenía que haber alguna característica que Leto deseaba mantener y reforzar en la nueva humanidad que estaba creando.

No se trataba de ninguna característica física: en “Dios Emperador de Dune” queda bien claro que tanto a nivel de sistema nervioso como de coordinación muscular la humanidad está muy por encima de lo que era en la época del Idaho original. Descartadas las aptitudes físicas solo quedan las mentales: la implacabilidad de Idaho, su determinación casi fanática una vez estaba convencido de que tenía que hacer algo, su lealtad a toda prueba hacia aquellos que había decidido entregar su vida, su capacidad para adaptarse a ambientes hostiles. Las mismas aptitudes que en Dune hacen que los fremen lo adopten como a uno de los suyos casi al instante como si Idaho fuera un fremen perdido que hubiera retornado a Arrakis tras mucho tiempo.

Si Leto II quería conservar características fremen en el patrón genético de su nueva humanidad ¿por qué no echó mano de un verdadero fremen, quizá del Naib Stilgar, o de su hermano Liet-Kynes (su propio abuelo por línea materna), ambos representantes casi arquetípicos de lo que debía ser un habitante del desierto profundo?. ¿Capricho?. ¿Cierto sentido de la lealtad hacia un hombre que había muerto, no una sino varias veces, para proteger a los Atreides? O quizá otra cosa, quizá algo que atisbó con su visión presciente en las brumas del tiempo y que, estamos seguros, tuvo que hacerle sonreír ante la ironía.

Finalmente todo confluye. El último ghola Duncan Idaho se apodera de una no-nave y huye a algún lugar donde la Bene Gesserit no pueda encontrarle. El propio Duncan, un clon que lleva en su mente todos los recuerdos de sus encarnaciones anteriores durante más de tres mil años. Un hombre duro, fanáticamente leal a los suyos y capaz de tomar decisiones inesperadas por el bien de su tribu.

Con ese pasaje, la no-nave salta a través de un pliegue espaciotemporal, está a punto de ser atrapada por dos extrañas criaturas (que tal vez en un tiempo fueron Danzarines Rostro Tleilaxu, pero ahora han evolucionado a algo más) y consigue librarse de la trampa sólo para aparecer en un lugar remoto del universo. Duncan ha destruido los instrumentos de la nave justo en el momento del salto, para que no puedan seguirles, con la consecuencia de que no saben dónde están.

Así termina “Casa Capitular: Dune” y los interrogantes que quedan abiertos son muchos. ¿Quiénes son esos Danzarines Rostro evolucionados? ¿Qué será de la Bene Gesserit que los fugados dejan tras ellos? Y sobre todo ¿adónde han saltado y para qué?

La respuesta más obvia a la última pregunta es que buscarán un planeta adecuado para convertirlo en un nuevo Dune. La verdad quizá sea algo más sutil.

Como he dicho antes, tras el salto no saben dónde están (“somos una nave inidentificable en un universo inidentificable”, como dice Idaho después del salto) pero además, quizá tampoco saben cuándo están.

Dije antes que Leto podía tener como motivo para conservar a Idaho a su lado durante dos mil quinientos años algo que atisbó con su visión presciente en las brumas del tiempo, pero ese algo ¿estaba necesariamente en el futuro? ¿La visión oracular de Leto se extendía solo hacia adelante o también hacia atrás? ¿Acaso no lleva dentro de sí las memorias de todos sus ancestros, tanto masculinos como femeninos? ¿Es Idaho uno de ellos, a través de la madre de Leto, de origen fremen? Si es así, si vio todo eso, tiene que haberlo ocultado cuidadosamente, incluso de sí mismo, pues sus dictáteles ixianos entraban en funcionamiento solo con que Leto empezara a pensar en algo y lo registraban. Sin embargo, no hay la menor mención a eso en los diarios del Dios Emperador recuperados de Dar-es-Balat.

El que Idaho recuerde todas sus vidas-ghola no deja de ser extraño, y más teniendo en cuenta que una y otra vez se afirma que en su cuerpo no hay células de todas sus encarnaciones. El salto en el tiempo que da en la no-nave podría explicar eso, hasta cierto punto: durante el salto recorre, al revés y en un flash, todas sus vidas pasadas. La predilección de Leto por él (el hacerlo resucitar y morir una y otra vez y usar sus genes para su programa de procreación) puede tener varios motivos: aparte de los que ya apunté antes, podemos pensar que si Duncan es su más remoto antepasado por línea fremen puede ser una manera de vengarse del hombre que, en última instancia, es su creador (y también su asesino).

Incluso podríamos incluir a los dos viejecitos que salen al final, aparentemente Danzarines Rostro que han evolucionado hacia la conciencia individual durante la Dispersión, y que están a punto de atrapar la nave de Idaho en una especie de malla espaciotemporal. En ningún momento se sabe dónde ni cuándo están, pero parecen capaces de manipular el tiempo y el espacio. No es descabellado suponer que Idaho, al deshacerse de la malla, provoque un desplazamiento temporal de la nave.

Publicado originalmente en Gigamesh 42.

2 Respuestas a “Dune: El círculo cerrado de Duncan Idaho

  1. Buen articulo. Tan solo una correccion; el reinado del Dios Emperador Leto II (y por tanto su vida) abarcan 3.500 años en lugar de 2.500.

  2. ademas de los motivos que mencionas (Lealtad a los Atreides, adaptabilidad ) también hay que considerar otros aspectos, uno genético, Duncan tenia “arrastre” entre las mujeres lo cual no deja de ser para poder cumplir cualquier plan de reproducción dirigida hacia el. Otro aspecto es que hay que recordar que es el unico ser (macho) capas de “recordar celularmente” aparte de Paul y Leto II sus vidas pasadas es Duncan cuando ocurre el “despertar” de su vida original bajo su condicion de ghola al final del MESIAS DE DUNE, y lo que queda claro (y no es menor) es que todos los demas gholas tienen como origen al primer ghola (y no al Duncan Original) por dende (y este el la mayor provecho que le sacan a lo largo de la historia) tienen la dualidad de MENTAT/Filosofo Zenzunni

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s