Las batallas hasta fin de año (5)

  gigante-hielo

El día 24 comenzó a nevar copiosamente, anunciando que el invierno llegaba. Esto motivó que Von Hendrinks ordenara a un contingente de 250 gigantes de hielo que se sumaran a la batalla. Los ducales, por su parte, reforzaron sus líneas con infantería de refresco. Las oleadas eran terribles, muchos parajes cambiaban de manos varias veces al día, y el bosque comenzó a acusar los daños de la lucha generalizada.

A partir del día 26, los leales fueron encerrados en una bolsa por el norte y el sur, y a costa de sobrehumanos esfuerzos lograron zafarse del enemigo por el oeste. Poco a poco, escalonadamente, se fueron retirando hacia Marilenev, al no poder aguantar las embestidas de unas tropas caóticas imparables. En el extremo oriental, los elfos de Gelmir aún resistían razonablemente bien, a pesar de las bajas.

Al mediodía del 29, las tropas de Stefan III terminaron con éxito su retirada, y las huestes de Von Hendrinks al norte y al sur se encontraron en el bosque finalmente. Los generales reprimieron cualquier descanso o manifestación de alegría por aquel logro, y ordenaron que 4.000 guerreros se dirigiesen inmediatamente al oeste y formasen una línea de frente sin atacar, y el resto, unos 4.900, se lanzasen contra los elfos de la parte de levante.

Entre ellos y los 2.700 orcos de las colinas, empezaron a vencer y empujar a los 3.200 soldados semihumanos de Gelmir; al cabo de tres días los leales no pudieron aguantar más y traspasaron,  junto con sus familias, la frontera con Thyatis, que los acogió bien. Las tropas del Barón se cuidaron muy mucho de cruzar la frontera, no registrándose encontronazo alguno con las tropas imperiales de Basil I, y formándose una tierra de nadie para evitar problemas.

Hecho esto, el ejército del Caos se reorganizó a lo largo del Ducado y cesaron los combates por la llegada del invierno. 12.000 bajas por ambos bandos fue el balance de una batalla que dejó la guerra decidida: el ejército leal, salvo Marilenev y una pequeña zona costera, no dominaba ya nada del Ducado, y la batalla del bosque de Dymrak supuso su hundimiento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s