Dune (cuentos): Fabula del Fremen Bobo

alia-alicia-witt-dune-lynch-84

-Esto, esto y esto esta mal cosido. Vuelve a coserlo otra vez.

Alia le fruncio el ceño a Harah, mientras los demas se reian de ella. En el taller, montones de destiltrajes se apilaban sobre la mesa, y cada uno de aquellos niños se encargaba de remacharlos y ajustarlos. Desde muy jovenes, todos aprendian a trabajar por el bien de la tribu.

Los olores de sudor, polvo y orines hacian que el aire estuviera cargado y rancio. Pero los miembros del sietch estaban muy acostumbrados a ese ambiente y trabajaban con alegria. Alli se oian, de vez en cuando, canciones del desierto o se relataban partes del Hajj, la larga peregrinacion de los Nomadas Zensunni.

-No estaba tan mal. Hubiera aguantado perfectamente.- Alia comenzo a descoser su destiltraje enfadada.

Harah pidio silencio a los demas niños que se rieron aun mas. -Silencio!. Todo debe estar perfecto cuando salimos al desierto. Solo un idiota sale al desierto sin llevar su equipo preparado y un destilraje en perfecto orden de revista… Es que no habeis oido nunca la historia de lo que le ocurrio al “Fremen Bobo”?.

Los niños se sorprendieron. Harah habia conseguido su atencion, era el momento de una leccion del desierto…

-El Fremen Bobo era un holgazan que siempre intentaba escaparse de su trabajo en la recoleccion de especia, que no queria realizar sus tareas, y las hacia tarde y mal. Ulm, el Naib del sietch, harto de verlo asi, quiso darle una leccion. Un dia entro muy temprano en su yali, le desperto y le dijo:

“Fremen Bobo. Vendras conmigo a la parte mas profunda del desierto profundo”– Harah dijo misteriosamente. Los niños miraban sin parpadear a Harah, que siguio:

-Tomaron un gusano que les llevo durante muchos dias y muchas noches hasta lo mas profundo del desierto. Llegado el momento, el Naib le ordeno al Fremen Bobo:

“Baja del gusano y ve hacia esa duna alta. Alli veo una mancha de especia. Llena un saco y vuelve” – El Fremen Bobo bajo con dificultad. Casi le aplasta la cola del gusano, y avanzo hacia la duna rapida y penosamente. Cuando estaba recogiendo especia, volvio la vista atras y no vio al Naib Ulm, estaba solo. De pronto escucho un retumbar, señales de gusano. Shai-Hulud se acercaba y estaba lejos de un lugar donde poder esconderse. Tenia mucho miedo…-.

De pronto surgio Shai-Hulud. Era uno de los mas grandes y viejos del desierto. Abrio sus fauces y parecia que iba a tragar al Fremen Bobo-. Alguno de los niños se asustaron un poco… -Cuando de pronto, Shai-Hulud le hablo:

“Quien eres?” – le pregunto.
“Soy el Fremen Bobo” – respondio.
“Tu eres un Fremen?. Nunca vi un Fremen que andara sobre la arena haciendo tanto ruido. Me llamabas para que te devorara?. Y nunca vi un Fremen que no llevara su equipo del desierto y su destiltraje bien puesto. Tampoco vi nunca a un Fremen que no supiera ocultarse a plena luz del dia…”.

-Shai-Hulud se acerco aun mas al Fremen Bobo-. dijo Harah. “Si no eres un Fremen, entonces debes ser un Harkonnen. Y los Harkonnen no me gustan. No respetan el desierto. Voy a devorarte!”.

Los niños no parpadeaban. Alia, en cambio, miraba ingenuamente a Harah, que siguio…

“No por favor, no me comas!… No he sido un buen Fremen. Pero quiero aprender a serlo. Enseñame, viejo del desierto. Enseñame a ser un buen Fremen.”

Shai-Hulud dudo. Pero finalmente acepto:

“De acuerdo, Fremen Bobo. Te enseñare todo lo que debe saber quien quiera vivir en Dune. Pero si no aprendes, acabaras entre mis fauces.”

-Y que paso, que paso!?-, pregunto una de las niñas ansiosamente. -Quereis saber que le paso al Fremen Bobo?. -Siiiiiiiiii!!!

-Durante muchos dias y noches, el viejo Shai-Hulud llevo por todo Dune al Fremen Bobo para enseñarle a ser un buen Fremen. Pasados esos dias, le dijo:

“Te he enseñado todo lo que debes de saber sobre el desierto. Recuerda, si nos encontramos de nuevo y veo que no aplicas lo que te he enseñado, te devorare lentamente…

…Y el Fremen Bobo se convirtio en un gran Fremen. Mato muchos Harkonnen, fue caballero de la arena, fundo su propio sietch siendo su Naib durante mucho tiempo, y antes de morir, dicto todo lo que Shai-Hulud le habia enseñado. Asi se creo el “Manual del desierto amigo” que debeis aprender hoy

Los niños aplaudieron, y siguieron con su trabajo. Harah siguio vigilandoles. Paso junto a Alia, que le dijo riendose…

-Harah. Ha sido una bonita fabula. Pero quiero que sepas que el propio naib Ulm acaba de decirme que al Fremen Bobo lo aplasto el primer gusano que quiso montar….

*** Extraido de “Cuentos del Millon de Planetas”, atribuidos a Accadia, Madre Archivera de la Bene Gesserit en Casa Capitular.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s