Dune (cuentos): La Cuna

dune___bene_gesserit_agent_by_ilya_b

Kasia hacia rato que no sentia los dedos de los pies mientras formaba con sus compañeras acolitas en el patio del Alcazar Bene Gesserit. “La Cuna”, como familiarmente se le llamaba al centro de adiestramiento de la Hermandad en Al-Dhanab, no era un lugar agradable ni comodo, con su frio polar nocturno y su calor sofocante por el dia. Un lugar perfecto para testar a las futuras Reverendas Madres.

-Nombrare a las acolitas y su destino. Algunas de vosotras recibireis adiestramiento secundario especial. Otras tendran su oportunidad de servir a la Hermandad en otras labores. No hay labores mejores ni peores en la Bene Gesserit!. Todas son fundamentales. Y todas podreis algun dia superar la Agonia de la Especia… – gritaba la Hermana Mayor Adiestradora.

Kasia sabia que aquello era una verdad a medias. La Hermandad solo dejaba acceder a la prueba de la Agonia a las mas preparadas, y ninguna hermana de nivel inferior lo estaria nunca. Se jugaban la vida, y no se podia desperdiciar especia… Recordo la primera vez que estuvo en ese patio. Entonces hacia un calor sofocante.

-Me llamo Kasia Stepanova, y soy de Giedi Prime. -Mal!. Desde hoy no tienes apellido alguno, acolita Kasia!. A partir de hoy perteneces a la Bene Gesserit. Olvidad todas a vuestras familias, si es que la habeis tenido. Vuestra unica familia ahora es la Hermandad… -le ordeno la adiestradora.

Comenzaba a nevar en “La Cuna”, cuando descendian los transportes. Esperaba que algunas de sus mejores compañeras fueran destinadas con ella. Creia sinceramente haber superado el primer adiestramiento. La reclutadora en Giedi Prime ya le advirtio que seria muy intenso, y se habia preparado con ella en los principios basicos del prana-bindu.

Llena de moratones por el entrenamiento en combate cuerpo a cuerpo, le dolian musculos que literalmente no sabia que podian moverse. Estaba segura que la Hermandad la habia seleccionado mas por su cerebro que por su fisico. Era consciente que no la destinarian al cuerpo de Amantes Procreadoras, por no ser especialmente atractiva; ni a primera linea de batalla, por no tener la ferocidad suficiente. Pero habia aprendido que podria hacer cualquier cosa que le ordenaran. Alli habia alcanzado sus limites fisicos y mentales.

“Podria ser una gran Reverenda Madre Mentat, o quizas ser enviada a la Escuela Suk”.

Los nombres se sucedian y sus compañeras salian disparadas hacia los transportes debido al intenso frio. La mayoria partian hacia Wallach IX, el planeta madre. Por numero, suponia que estas eran las que no habian superado el adiestramiento. No queria hacerse ilusiones, pero habia fantaseado con varios destinos, como Kaitain, Ecaz o su natal Giedi Prime para estar cerca de los suyos. “No!”- se repimio a si misma. “Mi unica familia ahora es la Hermandad”, penso. Las Hermanas Adiestradoras deberian trabajar con ella mucho mas intensamente en el tema afectivo.

“A ninguna Bene Gesserit se le permite la emocion del amor”.

Tardo un segundo en reaccionar cuando oyo su nombre, otro mas en coger el petate y salir corriendo. Sonreia tontamente a medida que se acercaba a la pequeña nave que le llevaria a su destino.

“Lampadas!. La Escuela y la Gran Biblioteca!”.

La nave despego violentamente, pero a Kasia no le importo. Seguia disfrutando con la idea de que la Hermandad le pusiera mas limites que poder superar.

*** Extraido de “Cuentos del Millon de Planetas”, atribuidos a Accadia, Madre Archivera de la Bene Gesserit en Casa Capitular.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s