Dune: Erasmo, artista y carnicero

erasmo-by-mark-molnar

Erasmo no se sentia satisfecho, mientras contemplaba una vez mas el cielo de la Tierra mediante cientos de fibras opticas. Sus logros se le antojaban minimos y humildes comparados con la amplitud de la historia. Por consiguiente, tendria que redoblar sus esfuerzos…

Se detuvo ante un sintetizador de prendas de vestir, eligio el diseño que deseaba y espero a que le confeccionaran la pieza. Un bluson tradicional de pintor. Se encamino hacia un caballete sonde ya habia dispuesto un lienzo blanco, una paleta y pinceles de la mejor calidad. Proyecto imagenes de obras maestras de la pintura. Eligio “Casas de Cordeville”, de un antiguo artista de la Tierra, Van Gogh. Era un cuadro osado, lleno de colorido… Tras un rato de intensa concentracion, Erasmo penso que habia llegado a asimilar cierta comprension, pero no entendia por que alguien habia deseado crear aquella obra. Aunque no lo habia pintado, copio el cuadro con exactitud, pincelada a pincelada. Despues examino su obra….

Poco a poco se dio cuenta de que no habia creado arte, del mismo modo que una imprenta no engendraba literatura. No habia añadido nada nuevo, y ardia en deseos de comprender la diferencia. Frustrado, se concentro en otro proyecto. Llamo a tres criados: -Tengo la intencion de dar a luz una nueva obra de arte, absolutamente personal. Una especie de naturaleza muerta. Vosotros participareis de manera muy directa en ella. Regocijaos de vuestra buena suerte

En el ambiente esterilizado del laboratorio, Erasmo procedio a viviseccionar al trio de victimas, indiferentes a sus chillidos. -Quiero llegar al corazon del asunto-, bromeo-, al meollo de la cuestion-. Estudio los organos chorreantes con sus manos metalicas, los estrujo, vio fluir los liquidos… Tras expermientar una nueva energia vibrante, se dispuso a pintar. Una obra nueva, humeda, unica en su genero!. Usaria filtros diferentes, cometeria errores a proposito para imitar mejor la imperfeccion e inseguridad humanas…

Los robots centinela trajeron una cuba llena de sangre humana fresca, sin coagular. Extrajo los organos internos, aun calientes, ojos, higados, corazones… Imitando lo que habia descubierto de Van Gogh, corto la oreja de un cadaver, y la arrojo a la cuba. No pudo pensar en ningun artista humano que hubiera trabajado en un lienzo semejante. Nadie mas habia hecho algo parecido a esto. Erasmo empezo a pintar…

-Esto es lo que los humanos definen como arte?-, pregunto Omnius desde una pantalla mural. Por una vez, Erasmo no quiso discutir con la supermente. Omnius tenia razon al mostrarse esceptico. Erasmo no habia alcanzado la verdadera creatividad. El hecho de arrancar organos de las victimas, no le acercaba mas a la comprension de la inspiracion humana. Arranco el macabro cuadro y lo redujo a jirones. Tendria que mejorar, y mucho.

“La Yihad Butleriana”, de Brian Herbert y Kevin J. Anderson.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s