Dune: Aurelius Venport y las drogas de Rossak

aurelius-venport

Todavia furiosa, Zufa Cenva regreso a Rossak, donde tenia la intencion de concentrarse en la guerra. Despues de bajar en la pista de aterrizaje construida sobre las hoja purpura y plata, se dirigio de inmediato a la amplia habitacion que compartia con Aurelius Venport en su suntuosa residencia. Agotada por el viaje, y disgustada aun por la discusion con su hija Norma, entro en los aposentos para descansar antes de planificar una nueva ronda de ataques contra las maquinas pensantes. Encontro a Venport solo, pero no la estaba esperando…

Aurelius se hallaba sentado, junto a una mesa de vetas verdes. Su rostro, cubierto de sudor, seguia siendo hermoso, con las facciones nobles que ella habia elegido, un buen complemento de su linaje. Venport ni siquiera reparo en ella. Su mirada era distante, sumida en las secuelas de alguna nueva droga con la que estaria experimentando.

Habia ante el, sobre la mesa, una caja de malla metalica que contenia avispas escarlatas, de aguijon largo y alas onice. Tenia el brazo desnudo metido en la caja, con la malla cerrada alrededor de su codo. Las irritadas avispas le habia picado en repetidas ocasiones, e inyectado veneno en su torrente sanguineo. Mas furiosa que horrorizada, Zufa le miro estupefacta.

-A esto te dedicas mientras yo intento salvar a la raza humana!?. Una hechicera ha muerto en combate, alguien a quien adiestre y queria. Heoma dio su vida por nuestra libertad. Y aqui esta tu, entregado a orgias alucinogenas!…- El hombre no se movio. Su expresion vaga no se altero. -Me das asco!-, dijo por fin, incapaz de encontrar palabras que expresaran su furia.

Una vez, despues de hacer el amor, Aurelius habia afirmado que experimentaba con drogas para algo mas que divertirse o conseguir ganancias comerciales. -En algun lugar de la selva, espero encontrar una sustancia farmaceutica capaz de despertar el poder telepatico masculino…- Mucho antes, los primeros colonos de Rossak habian quedado contaminados por los productos quimicos de la selva, los cuales habian potenciado las capacidades, pero solo de las mujeres. De tal forma, esperaba igualarles a la par de las hechiceras. Zufa habia reido de sus ridiculas fantasias. Herido, nunca habia hablado mas del tema…

Zufa ordeno que retirara la mano de la jaula, pero Venport no pronuncio ni una palabra. -Tu juegas con drogas y Norma lleva a cabo experimentos absurdos con campos suspensorios…– Aunque los ojos de Aurelius se volvieron hacia ella, no parecia verla. -Menudo patriota estas hecho!. Espero que la historia te recuerde por esto…-, dijo mientras se marchaba.

Cuando ella salio, los ojos vidriosos de Venport empezaron a brillar como brasas. Se concentro en la puerta abierta de sus aposentos, y el silencio parecio crecer, como si estuviera absorbiendo sonido y energia del aire. Su mandibula se tenso, y se concentro mas… y mas… La puerta se cerro poco a poco por si sola. Satisfecho, pero agotado, Venport saco el brazo de la jaula y cayo al suelo.

“La Yihad Butleriana”, de B.Herbert y K.J.Anderson.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s