Dune: Odrade, amante procreadora

bene_gesserit_luis_royo

Miles Teg, te das cuenta de como te estamos utilizando?, se pregunto.

Era un pensamiento que la debilitaba, pero permitio que continuara en su consciencia casi con una sensacion de desafio. Que facil resultaria amar a aquel viejo hombre!. No como compañero, por supuesto… pero amarle pese a todo. Podia sentir el lazo que la unia a el, y lo reconocio con la precisa sensibilidad de sus habilidades Bene Gesserit.

Amor, maldito amor, debilitante amor.

Odrade habia sentido aquella misma atracción con el primer compañero al que habia sido enviada a seducir. Una curiosa sensacion. Sus años de condicionamiento Bene Gesserit la habian vuelto cautelosa hacia el. Ninguna de sus censoras le habia permitido el lujo de ese calor incondicional, y ella habia aprendido a su debido tiempo las razones tras esa aisladora cautela. Pero alli estaba, enviada por las Amantes Procreadoras, con ordenes de aproximarse a un solo individuo, de dejar que la impregnara. Todos los datos clinicos estaban alli en su consciencia, y ella podia leer la excitacion sexual en su pareja mientras permitia que se produjera tambien en ella. Despues de todo, habia sido cuidadosamente preparada para su papel por hombres que las Amantes Procreadoras habian seleccionado y condicionado con exquisito cuidado para tal adiestramiento.

Odrade suspiro y aparto la vista de Teg, cerrando soñadoramente los ojos. Los Entrenadores nunca habian permitido que sus emociones reflejaran un peligroso abandono frente a sus estudiantes. Era una imperfeccion necesaria en la educacion sexual.

Aquella primera seduccion a la cual habia sido enviada: el no estaba en absoluto preparado para el fundente extasis de un orgasmo simultaneo, una mutualidad y una compenetracion tan viejas como la humanidad… mas viejas aun!. Y con poderes capaces de abrumar la razon. La expresion del rostro de su compañero masculino, los suaves besos, su total abandono de toda reserva autoprotectora, indefenso y supremamente vulnerable. Ningun Entrenador habia conseguido nunca eso!.

Desesperadamente, ella se aferro a sus lecciones Bene Gesserit. A traves de esas lecciones, vio la esencia de aquel hombre en su rostro, sintio esa esencia en sus fibras mas profundas. Por un solo instante, permitio una respuesta igual, experimentando una nueva cima de extasis que ninguno de sus maestros habia insinuado que pudiera ser alcanzable. Por un instante, comprendio lo que le habia ocurrido a Dama Jessica y a los demas fracasos de la Bene Gesserit.

Esa sensación era amor!.

Su poder la asusto (como Amante Procreadora sabia que lo haria), y se sumergio de nuevo en el cuidadoso condicionamiento Bene Gesserit, permitiendo que una mascara de placer ocupara el lugar de la breve expresion natural en su rostro, empleando un calculado abandono alla donde un abandono natural hubiera sido mas facil (pero menos efectivo).

El hombre respondio tal como se esperaba, estupidamente. Aquello ayudo a pensar en el como en un estupido.

“Herejes de Dune”, de Frank Herbert.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s