La reacción de los leales (2)

carga-guerreros-by-dan-scott

El día 5 de mes tuvo lugar la primera de las 3 batallas, en las Llanuras Yermas. Von Hendrinks, una vez tomada la zona de Sulescu y las poblaciones pesqueras, ordenó reforzar el incipiente asedio de Haunted (Koriszegy) Keep, al norte; pero también, en un intento rápido de poner fin a la guerra, ordenó que 3.500 efectivos invadieran el territorio de Marilenev por el oeste, donde se hallaba el enclave de Stoa (Marilenev pueblo).

Stefan III envió 5.000 soldados y 500 jinetes, que a 30 kilómetros al noroeste de Stoa chocaron con los bugbears, gnolls y humanos del Barón. Los del Caos avanzaron en falange, mientras que los leales lo hicieron en media luna, envolviendo a sus enemigos. Tras 4 horas de lucha, los caóticos fueron derrotados y se retiraron en orden hacia sus guaridas, a costa de bastantes bajas. Los del Duque aseguraron así una línea continua de tropas que impedía la invasión de Marilenev o el avance hacia el Volaga y los bosques de los elfos grises. Era la primera victoria del bando leal tras la rebelión, siendo recibida con alborozo la noticia en Specularum y otras ciudades y pueblos.

Los elfos grises de los bosques al oeste del Volaga, en número de 5.000, se dirigieron a Kelven y Threshold, para reforzarlas. Además, se unieron al cuerpo expedicionario que Karameikos mandó a poniente para romper el sitio de Haunted Keep. Eran 3.500 humanos y 1.500 elfos en total. 2.000 de ellos, el día 9, se dirigieron a Koriszegy Keep, mientras que el resto siguieron hacia el norte para asegurar la frontera con Darokin, así como avanzar hacia la zona de los cuatro ríos, con la ulterior intención de atacar la Baronía de Von Hendrinks desde el noreste. Los 3.000 guerreros del Duque llegaron a las Colinas Blancas, un paraje a medio camino entre la frontera darokinesa y la asediada Haunted Keep. Allí, 2.500 monstruos avanzaban, sin prisa pero sin pausa, hacia el este. En la mañana del día 10, ambas vanguardias se avistaron mutuamente, y todos se colocaron en orden de combate. Los leales arremetieron en cuña, mientras los del Caos trataron de no chocar con el grueso del adversario, hostigándolo mediante sus arqueros y ballesteros. No obstante, el choque entre vanguardias acabó por producirse, y la lucha duró hasta el ocaso. Los contendientes quedaron muy castigados y ambos se retiraron, no resultando nadie vencedor. Las bajas y la pérdida de material fueron considerables, y la línea del frente quedó en las colinas, con una vasta “tierra de nadie” entre ambas zonas. Lo bueno para el bando ducal fue que, con este resultado, se pudo conservar el contacto con Darokin.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s