Dune: Los pensamientos de Chani (concurso fans)

“Que idiota!. Es un milagro que no haya perdido su agua ya”. Chani lo pensó por enésima vez, mientras observaba a Jamis discutiendo con su tío una vez más. Por qué Stilgar continuaba aguantandole cada día, era algo que ella no podía entender. Es cierto que podía ser útil en una pelea, pero su caracter demasiado caliente, más a menudo de lo debido, nublaba su juicio hasta el punto de que era peligroso, no sólo para sí mismo, sino para los que tenía alrededor.

Jamis se había metido en otra pelea sobre alguna tonteria que creía era una ofensa. Pero si era sincera consigo misma, Chani tenía que admitir que le había complacido cuando Awsik se enfrentó a Jamis. Pero sabía que no sería el fin de la historia, que habría pelea otro día. Jamis exigiría una revancha. Simplemente no podía dejarlo pasar. Por lo menos, la mayoría de los altercados con Jamis eran simples peleas y no un desafios-Tahaddi. La tribu ya perdía suficientes miembros sin aquellos desafios innecesarios.

Chani volvió su atención de nuevo a su trabajo, la preparación de la comida de la noche. Su padre estaría en casa en cualquier momento y tenía ganas de verlo. Ultimamente, rara vez parecía tener tiempo para pasar en el sietch y, aunque ella entendía las razones, no quería decir que le gustara. A pesar de que su tío cuidaba muy bien de ella, y ella lo quería como un segundo padre, había algo especial en el tiempo que podía pasar con su propio padre. Incluso cuando eran lejanos en el tiempo, apreciaba cada uno de aquellos momentos.

Chani cubrió la comida acabada y se levantó. Se aseguró de que su destiltraje estaba abrochado y salió. De pie en la apertura, con los sellos bien cerrados trás de sí, alzó el rostro hacia el cielo nocturno. La Primera Luna ya estaba en lo alto y Chani miró como las estrellas parpadeaban una por una. La noche traía sus propios misterios, pero los misterios podían ser descubiertos por los ojos expertos.

Chani volvió su mirada desde el cielo hacía el desierto abierto más allá de su amado Sietch Tabr. Trató de imaginar el mundo del que su abuelo le había hablado, el mundo para el que su padre estaba haciendo los preparativos, pero podía ser difícil a veces. Ocurriría algún día? Ella sabía que no viviría para verlo, pero todo ese duro trabajo y la planificación cuidadosa, finalmente tendría recompensa en alguna generación futura?. El Misr sobreviviría para ver agua abierta en las dunas o los odiados Harkonnen lograrían aniquilar a los Fremen antes del cumplimiento del plan?.

“No!. Vamos a sobrevivir”. Chani se recordó a sí misma. “Somos una raza fuerte y vamos a sobrevivir. Otros han tratado de destruirnos y todavía estamos aquí. Los Harkonnen fallarán, como todo aquel que el Emperador envie a continuación”. Con una última mirada al hermoso y mortal desierto, Chani volvió y entró en el sietch por la noche. Lejos, en las distantes arenas, un caballero de la arena conducía a un gusano a casa.

****Dune fan contest por Talos Aquinas. Extraido del blog Jacurutu y Hairy Ticks of Dune.

Traduccion libre de Danienlared.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s