Dune: El final de la Gran Guerra de la Especia

Antes de que Shaddam pudiera ordenar a su flota que destruyera Arrakis, la Cofradia violo sus canales de comunicacion privados y le exigio aclaraciones y explicaciones. De pie en el puente de mando de su nave insignia, el Emperador no les concedio la satisfaccion de una respuesta, ni siquiera una justificacion de sus actos. La Cofradia, y todo el Imperio, sabrian pronto la respuesta.

El Supremo Bashar Zum Garon se erguia ante la estacion de control. -Todas la armas preparadas, señor. A la espera de vuestra orden de disparar. “Por que todos mis subditos no pueden ser como el?”. El delegado de la Cofradia transmitio un holograma solido al puente de la nave insignia. -Emperador Shaddam, insistimos que desistais de esta postura. No sirve de nada. Irritado, respondio. -Quien sois para decidir mi postura?. Yo soy el Emperador. -Represento a la Cofradia Espacial. -La Cofradia no determina la ley y la justicia. Hemos dictado sentencia. El Baron es culpable e impondremos castigo… Supremo Bashar. Bombardead Arrakis hasta que no quede piedra sobre piedra!

… Acorralado en su guarnicion de Carthag, el Baron Harkonnen comprendio el destino que pendia sobre su cabeza. Y no podia hacer nada al respecto. -Maldito seas, Shaddam!, grito a los cielos. Pero en la nave insignia imperial no podian oirle. Recordo las ciudades ennegrecidas de Zanovar, la luna laboratorio de Richese y la plaga botanica de Beakkal, y sabia que el Emperador era capaz de llevar a la practica las amenazas…

-Alto!, trono la voz del delegado. No se a que estais jugando, Shaddam. No osareis perjudicar la produccion de melange para salvar vuestro mezquino orgullo. La especia ha de fluir. -Cesad vuestro desafio o castigare a la Cofradia. Bashar os he dado una orden. -Esta accion sobrepasa los derechos de cualquier gobernante, Emperador o no. Por consiguiente, la Cofradia retira a partir de este momento los servicios de transporte. Vos y vuestra flota no sereis trasladados a vuestro planeta. -No os atrevereis!. -Decretamos que vos, Emperador, quedareis aislado aqui, el rey nada mas que de un desierto, acompañado por una fuerza militar que no tiene donde ir ni contra quien combatir. -No decretareis nada, soy el…!… -Lo siento, Majestad han bloqueado las comunicaciones

… Shaddam vio que uno de los cruceros desaparecian tras plegar el espacio. La Cofradia era muy capaz de dejarle alli y luego mandar una flota del Landsraad para usarla contra el e instalar de buena gana a otro en el Trono del Leon Dorado. Un segundo crucero desaparecio, seguido de dos, tres… Sus naves tardarian siglos en llegar a casa. Presa del panico, aullo a la pantalla de comunicaciones: -Soy vuestro Emperador!!!… No obtuvo respuesta.

“La Casa Corrino” de B.Herbert y K.J.Anderson.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s