Dune (cuentos): El Principe asesinado

“Esta noche,  

Fdo. N”

La nota era escueta pero le habia llenado el corazon. “Al fin!”. Los esfuerzos del heredero Corrino por derretir el corazon de la bellisima Natasha Péle daban sus frutos. Tambien habia ayudado el oportuno traslado, a un lejano planeta de la galaxia, del marido de su amada para una larga mision de vigilancia; tiempo que Fafnir Corrino habia aprovechado bien.

Las inmensas alas de la corte en el Palacio Imperial de Kaitain estaban llenas de pasadizos secretos, que Fafnir habia utilizado en multitud de ocasiones. Avanzada la noche, se deslizo hasta una sala abovedada, se escabullo de la guardia y entro sigilosamente en los aposentos privados de la Casa Péle.

Todo estaba oscuro, pero sobre un gran divan intuyo el cuerpo tumbado de Natasha. La Péle habia sido un hueso duro de roer, pero habia caido ante los encantos del Principe. No era de extrañar. Hombre elegante, instruido, decidido y atletico, era el futuro de su Casa y del Imperio -el nuevo Raphael Corrino era llamado- ademas de ser el orgullo de su padre, el Emperador Elrood. Y tambien lo acompañaba una merecida fama de Don Juan en la corte…

-Mi sol de otoño, cuanto he esperado este momento…-, dijo mientras se lanzaba y en el momento de abrazarla vio como se le desplomaba en los brazos. Las luces se encendieron. -Aun tendras que esperarla, Fafnir-. Era Shaddam, su hermano menor. Con horror descubrio que Natasha estaba muerta. -Que diablos!?…-. Entendio la trampa. -Siempre me has considerado un estupido. Hoy, te gane por la mano y para siempre-. Fafnir lamento el error de no haberse hecho acompañar de alguno de sus guardaespaldas Sardaukar…

-Tu no tienes el valor para hacer esto personalmente. Donde esta tu comadreja?. Esto huele a traicion-. Dijo levantandose, sacando una daga escondida del jubon. -Mmmm… Supongo, eeeehhh, que os referis a mi, mi Principe-…

… “Es bueno, tanto como yo o mas, un maestro de asesinos entrenado”, pensaba aceleradamente Fafnir defendiendo la ultima estocada de Fenring. Mientras peleaban en circulo, Shaddam, sentado en el divan donde reposaba el cuerpo de Natasha, disfrutaba seguro del espectaculo con una copa de clarete de Caladan en la mano.

-Entiende mi postura… Estoy harto de ser el segundon, harto de ver como los Sardaukar se cuadran y gritan tu nombre con orgullo, harto de sentir como eres el preferido de nuestro padre

Las estocadas se sucedian. Fenring lanzo una cuchillada certera que hirio en el brazo a Fafnir. -Touche!-, grito Shaddam con jubilo, como saboreando un momento largamente soñado… -Traidor!-, le grito el heredero, que se lanzo con mayor fuerza, agarrandose a Fenring…

-Harto de oir a Padre decirte: “Ya estas preparado para reinar”; cuando a mi me dice: “Escucha y aprende”

Fenring y Fafnir cayeron al suelo, rodando sobre si mismos.

-No quiero esperar a que se muera padre y despues tu mismo. Cuanto tendria que esperar?. Dos siglos!!??… La melange no daria para tanto. He decidido acortar los plazos

Las fuerzas le fallaban a Fenring, su muñeca con la daga se doblaba, Fafnir estaba a punto de acabar con el, solo un poco mas y se la clavaria hasta el mango… Y de pronto… todo se quedo en blanco. Sintio un impacto tremendo en la espalda. Solo tuvo fuerzas para doblar el cuello y ver como Shaddam empuñaba la pistola de dardos con la que le habia asesinado por la espalda…

-Y el plazo acaba ahora mismo

… Kaitain era un planeta de luto. Enviados de todo el Universo Conocido llegaron para darle el adios definitivo a Fafnir en el magno funeral, antes de que sus restos reposaran en la Necropolis Imperial. Elrood parecia compungido, pero no derramo ni una sola lagrima, un gesto muy Corrino. La noticia del tragico accidente de toptero habia conmocionado al Imperio, tanto como habian surgido comentarios al conocerse que en la desgracia le acompaño cierta bella joven de una importante Casa del Landsraad. Vestido de negro riguroso, Shaddam estaba satisfecho. El plan de Fenring habia funcionado, aunque habia tenido que mancharse las manos personalmente, lo cual le habia reprochado a su amigo.

-Encargate de que parezca un accidente. Al final he tenido que hacerlo yo!

Pero todo habia salido a pedir de boca, realmente hasta aun recordaba aquel memorable momento en que abrio fuego. Ninguna Casa sospecharia jamas su implicacion…

Aunque con cada mirada de su padre, cada sonrisita complice, pensaba que los plazos para reinar quizas debiera de acortarlos aun mas…

*** Extraido de “Cuentos del Millon de Planetas”, atribuidos a Accadia, Madre Archivera de la Bene Gesserit en Casa Capitular.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s