Dune: La Confesion (concurso fans)

La sabiduría, como Muad’Dib y Shai-Hulud, nació en el desierto. (Korba, el panegerista).

Recuerdo los días en que todo era más simple. Nosotros, los Fremen, utilizabamos colectores para recoger el agua de rocío, cazabamos a las patrullas Harkonnen, las sayyadinas bendecian el Agua de Vida… todavía teníamos el desierto!. Tu dices que conoces a los Fremen, pero a veces lo dudo…

[Ordenaron a los guardias que estuvieran quietos antes de que pudieran dañar al acusado.]

Qué te hace pensar que se algo sobre Muad’Dib?. El estaba atrapado; atrapado como todos los dioses vivientes. Quién estaba realmente en el centro del panoptico de nuestros mundos?. Nosotros, los Fremen, no lo vimos entonces, por supuesto; y solo ahora, nueve años despues que nos haya dejado, puedo decir con alguna certeza, que somos los unicos que mataron a Muad’Dib. Puedo verlo en sus ojos. Ella lo sabe.

Deteneos donde estais, mis antiguos colegas. La Regente me preguntó sobre Muad’Dib, y creo que me he ganado el derecho a responderla.

Además, no creo que sobreviva a esta noche.

***

Yo tenía unos diez años cuando el nombre de “Muad’Dib” llego por primera vez a mis oídos. Acababa de matar a Jamis, quien había invocado la regla del amtal. Aunque no tuve especial relacion con Jamis, una vez jugue con sus hijos, Kaleff y Orlop. Eran lo suficientemente agradables y amables, así que, por supuesto, sentí una punzada de dolor cuando me enteré de su suerte.

Era bastante extraño que un extra-arrakeno fuera el que derrotara a Jamis en el desafio tahaddi, pero lo que más me llamó la atención fue que este “Muad’Dib” había dado agua al muerto. Al igual que el resto, me encontré profundamente conmovido. Incluso hoy, no puedo ni siquiera imaginar lo que aquello fue para los que fueron testigos en la Cueva de los Cerros.

Yo era amigo de Jamis. Sin embargo, si alguna vez hubo un hombre que nos lideraria contra los viles Harkonnen, sería Muad’Dib, el campeón de Jessica de las Maneras Bene Gesserit.

Selim, de mi sietch de la Cueva de los Pájaros, se marcho al Sietch Tabr para aprender las Maneras Bene Gesserit de Muad’Dib para convertirse en uno de sus Fedaykin. A pesar de que seguía sus movimientos y escuchaba sus palabras, Selim no me dejo participar. Yo era todavía un pequeño ratón para él, a pesar de haber montado ya un gusano. Y aunque lo respetaba como amigo y maestro, su negativa a enseñarme las Maneras, me obligó a aprenderlas en secreto.

No es de extrañar que mi respeto por Muad’Dib sólo siguiera creciendo. A pesar de que era demasiado joven para luchar con ellos contra los corruptos e hinchados de agua Harkonnen, y contra ese que llamaban Emperador, pude alistarme en la yihad de Muad’Dib cuando fui un poco mas mayor.

Y por qué no me uni a su yihad?. Las supuestas Grandes Casas profanaron el nombre de nuestro Mahdi cuando se declararon en rebeldia. Nuestra causa era justa. Nuestra religión es justa… pero entonces oí las estadísticas de aquellos que matabamos y me estremecí.

Si yo no hubiera sido Fremen, hubiera dado agua por esas pobres almas, que no tuvieron ninguna posibilidad contra los Fremen y los Fedaykin de Muad’Dib.

Decimos de Muad’Dib que se marcho en un viaje a esa tierra donde caminamos sin dejar huellas… la única vez que sentí realmente el alcance de Sus palabras fue el día que entre en la Qizarate. Todavía puedo recordar a Muad’Dib diciendo: “El universo real esta siempre un paso más allá de la lógica. Hay peligro en la búsqueda de la perfección final. Tal perfección está obligada por su propia fijación. En la perfección final, todas las cosas llevan hacia la muerte”.

Creo que fue la primera vez que sentí que se había convertido en algo más. Mis ojos y oídos se abrieron y sentí una conexión con mi espíritu ruh. Me convertí en uno de los pocos elegidos con la tarea de proteger Sus palabras y Su nombre santo. A través de Sus palabras sentí el inconsciente alam al-mythal hacerse real y tangible.

Mirando hacia atrás, me doy cuenta de que él solo hacia el ritual habitual y que, probablemente, habría dicho esto mismo a todos los nuevos iniciados; y si lo hubiera sabido entonces, me habría enfadado. Ahora reconozco que ese momento no era más que un guijarro lanzado en el lago de Su saber y entendimiento. Cómo puede uno como yo compararse con los problemas de un dios viviente?.

Es divertido, nunca me hubiera podido imaginar una cosa como un lago si no me hubiera unido a la yihad.

Fue una pena cuando el quemador de piedras lo cegó, obligando a nuestro Mahdi a caminar solo por el desierto. Yo siempre había pensado que Korba era un Fremen leal y digno de confianza, pero, viendo ahora con los ojos abiertos que Muad’Dib siempre tuvo para nosotros, su culpabilidad era cierta.

Korba, el panegerista, se había convertido en una especie de figura paterna para mí. Como Fedaykin, conocia al Lisan al-Gaib de una manera que era negada a la mayoría. A pesar de que yo no fui un Fedaykin, ambos luchamos por el honor de nuestro Mahdi, y ambos encontramos la tranquilidad necesaria en la qizarate que luchar en la yihad nos habia arrebatado. Korba fue uno de los pocos entre los que senti que verdaderamente sabía como eran las cicatrices creadas por la yihad.

Si sólo hubiera sido capaz de ver los signos de la traición de Korba. Tendría que haberlo visto!. Tal vez podría haberle desviado de ese camino. Cada noche me siento abrumado por este pensamiento; creo que nunca me perdonaré eso.

Muad’Dib fue un gran hombre, Regente, y vi los signos de grandeza en los jóvenes Leto y Ghanima. Aunque todos estamos de luto por el muchacho perdido, no puedo creer que Leto nos haya abandonado. Un fuego aún más grande arde en él que lo hizo en su padre, y como todos los que conocimos a Muad’Dib sabemos, no deberia tomarsele a la ligera.

El desierto es parte de él, ahora y siempre.

Así que, cómo puedo denunciarlo?. Él era nuestro Lisan al-Gaib. El Misr lo amaba. Ellos lo aman todavía.

[A pesar de las acusaciones del inquisidor, no había indicios de la Voz en la declaracion del acusado.]

Stilgar recientemente me relató las palabras de el joven Leto: “Has notado lo hermosas que estan las mujeres jóvenes este año?”. La mayoría diría que Leto finalmente tenia los sintomas de la preadolescencia, pero yo lo veo de forma diferente porque yo sé que él era como tú, Regente. Aunque no lo parezca, cuando era más joven yo jugue al desafio y, como Stilgar, puedo ver una sabiduría oculta detrás de estas palabras, aparentemente casuales.

Es algo que creo que Muad’Dib habría dicho si lo hubiera vivido, lo creo.

El mundo de los Fremen está cambiando; puedo ver que nuestros caminos poco a poco van desapareciendo. Y, no, Regente, a pesar de acusarme de ello, yo no soy como Muad’Dib aunque sólo, tal vez, pueda sentir la mortalidad en todas las cosas, Regente.

[Las manos se movieron rápidamente a los cryscuchillos, aunque una mirada de la Regente mantuvo las hojas envainadas.]

Mientras viva Ghanima, la sabiduría y el conocimiento de Muad’Dib seguira existiendo en este mundo. Ese es el mundo en el que deseo vivir. Una gran tormenta de Coriolis viene, y temo lo que pueda ocurrir al Naib Stilgar. És un buen Fremen y no se merece lo que planeas hacer con el.

Como he dicho antes, no puedo denunciarlo, Coan-teen, más de lo que podría denunciarme a mi mismo por ser Fremen.

Yo era amigo de Muad’Dib. Que tu hoja se quiebre y se rompa.

-Confesión a Santa Alia del Cuchillo por un desconocido qizara acusado de ser presciente.

***Publicado por Talos Aquinas (julio 2011) para el “Dune Fan Contest 2011” de los blogs “Jacurutu” y “Hairy ticks of Dune”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s