Dune: Anirul y la busqueda de Lobia

Ya entrada la noche, mientras las auroras todavía ardían en el cielo, una insomne Anirul entró en los aposentos austeros y gélidos que había utilizado la anterior Decidora de Verdad del emperador, Lobia. Habían transcurrido casi dos meses desde el fallecimiento de la anciana, y sus habitaciones seguían sin vida y lóbregas, como una tumba. Aunque Lobia debía estar ahora en la Otra Memoria, tras haberse unido a las multitudes que habitaban en su mente, el espíritu de la anciana Decidora de Verdad aún no había emergido. Anirul se sentía agotada por el esfuerzo de intentar localizarla, pero algo la impulsaba a seguir adelante. Anirul necesitaba una amiga y una confidente, y no se atrevía a hablar con nadie más, el programa de reproducción del Kwisatz Haderach era demasiado secreto.

Dónde estás, vieja amiga?. He de gritar y despertar a todas las que hay en mi interior?. Temía dar ese paso, pero tal vez valía la pena correr el riesgo. Lobia, háblame. Anirul recorrió las austeras habitaciones, respiró el frío aire como si esperara sentir espíritus a su alrededor. Después, tomó asiento ante un pequeño escritorio de tapa corrediza y activó su diario sensorial-conceptual con el anillo de piedras soo de su mano. El diario flotó en el aire, visible tan solo para ella. Parecía un lugar apropiado para que Anirul organizara sus pensamientos.

Se calmó, abrió su mente, utilizó técnicas Prana-Bindu para estimular sus pensamientos. Exhaló lentamente aire por la nariz. Un escalofrío recorrió su espina dorsal. Anirul, temblorosa, ajustó su metabolismo hasta que no sintió frío. Cuatro globos luminosos sin adornos, cercanos al techo, se apagaron y volvieron a encenderse, como si una misteriosa corriente de energía hubiera surcado el aire…

…Convocó una pluma sensorial y la alzó ante las páginas etéreas. Los globos luminosos se atenuaron de nuevo, como si pasaran sombras ante ellos. Anirul se volvió con brusquedad, pero no vio nada. Volvió a concentrar su mente cansada en el diario y se dispuso a terminar lo que había venido a hacer. Solo logró completar dos frases, antes de que sus pensamientos volvieran a derivar como cometas mecidas por el viento. Tenues susurros fantasmales invadieron el aposento. Imaginó a Lobia sentada a su lado, impartiendo sabiduría, dándole consejos…

…Lobia le había dicho con una sonrisa: Shaddam ama las riendas de su poder mucho más que a cualquier mujer, mi señora. No está interesado en mí, sino en lo que le digo. El emperador siempre está preocupado por sus enemigos y quiere saber si le están mintiendo, conspirando para arrebatarle el poder, la salud, incluso la vida”… A medida que pasaban los años y Anirul no le daba ningún heredero varón, Shaddam se había distanciado más y más de ella. No tardaría mucho en deshacerse de ella y conseguir otra esposa que le diera un hijo varón. Su padre, Elrood, lo había hecho muchas veces…

..Pero, sin que Shaddam lo supiera, Anirul ya había introducido un agente indetectable en su marido, durante una de sus infrecuentes sesiones sexuales… Después de cinco hijas, nunca engendraría otro hijo; el emperador era estéril, ahora que Anirul y él habían servido a los propósitos de la Hermandad. Shaddam IV se había acostado con suficientes mujeres para haber adivinado lo que sucedía, pero jamás pensaría que era él quien fallaba, cuando podía arrojar las culpas a otra persona…

Lobia?. Estás ahí?… Todos los sonidos se apaciguaron, un silencio inquietante resonó en la cabeza de Anirul, y notó un nudo en el estómago. Las dos experiencias eran diferentes, pero había recibido el mismo mensaje. Algo inquietante anunciaban las voces clamorosas de sus antepasadas. Esta vez, las voces incomprensibles sonaban más angustiadas todavía. Si no descubría por qué, su vida, o peor aún, el programa del Kwisatz Haderach, que era todo el motivo de su existencia, podía correr un grave peligro…

“La Casa Corrino” de B.Herbert y K.J. Anderson.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s