Dune: De Caladan a Arrakis

(Capitulo cortado del “Dune” original)

La fragata Atreides yacia amarrada en el vientre de la nave de la Cofradia. Amarradas alrededor estaban otras fragatas, algunas portaban estandartes de Casas que requirieron un trance de Paul para recordar sus nombres, de lo pequeñas y lejanas que eran. Juntas, entre las fragatas, se arremolinaban una serie de cargueros ligeros, satelites, yates, naves de transporte… y otras cuya forma Paul no asociaba con nada que conociera.

Miraba a traves de las pantallas de la sala como si su fragata estuviera engullida dentro de la monstruosa bodega de la nave de la Cofradia. Al principio los enormes contenedores habian aturdido a Paul, imaginando que los movimientos de todo el personal Atreides, y sus naves, eran solo una pequeña operacion dentro del trabajo del crucero. Caladan solo era una parada menor de su recorrido!.

“Expedicion Atreides, no intenten abandonar sus naves… La comunicacion con miembros de su expedicion en otras naves esta disponible a traves de los sistemas de comunicacion del crucero, y bajo las reglas de secreto de la Cofradia… Experimentaran extrañas sensaciones en cuanto iniciemos el viaje. Aquellos de ustedes que nunca antes hayan viajado en una nave de la Cofradia, por favor, no se alarmen. Esas sensaciones son naturales y son una parte sin peligro de los primeros momentos de maniobra…”.

La voz en los altavoces intereso a Paul. Detecto la modulacion controlada del tono. No habia signo alguno del rostro o cuerpo del hombre de la Cofradia que hablaba, permaneciendo la pantalla en negro. Paul penso en la viejas historias sobre la adaptacion en el espacio, que decian que los hombres de la Cofradia habian desarrollado miembros flexibles, o que tienen los dedos unidos, y estaban depilados totalmente, o aquello de que les crecian algunos miembros extra… Paul se rio para si mismo. Quizas algun dia tenga datos mas precisos, penso…

Paul se acomodo en la silla, volviendose contra la rigidez de la gravedad artificial. Un dia y medio hasta Arrakis, penso. Habia una leccion que repasar, una profunda leccion de su madre con todos los peculiares matices para un Mentat. La decision de continuar con su entrenamiento Mentat no habia sido dificil. Habia una fuerza en su interior que le empujaba a tomar esa decision. Paul se sumio en la consciencia de repaso de la leccion, sintiendo el camino que unia a el mismo con los datos incluidos en su mente.

Tres rapidas respiraciones lo lanzaron. Se sentia flotando… enfocando la consciencia… dilatacion de la aorta… evitando el mecanismo de desenfoque de consciencia… ser consciente de la eleccion… la sangre se enriquece y riega las zonas sobrecargadas… uno no obtiene comida, seguridad o libertad por instinto, incluso algunas criaturas humanoides lejos de ser animales… el Harkonnen es un animal de presa… la consciencia animal no se extiende mas alla del momento dado ni en la idea de que sus victimas puedan llegar a extinguirse… el animal destruye y no produce… los placeres animales se mantienen cerca del nivel de sensacion y evitan la percepcion… el verdadero humano requiere un marco de referencia, una red de fondo a traves de la cual ver su universo… la integridad del cuerpo viene a traves del riego sanguineo y los nervios de acuerdo con la profunda consciencia que la celula necesita… la necesidad del hombre de experimentar el universo tiene un sentido logico, incluso la logica seduce a la consciencia… todas las cosas/celulas/seres son impermanentes… una lucha interna por el flujo de permanencia…

Una y otra vez en el interior de la consciencia de Paul, la leccion se repetia y la cuestion residia en un simple concepto:

“El ser humano puede valorar sus circunstancias y juzgar sus limitaciones dentro de esas mismas circunstancias, todo a traves de la programacion mental, nunca arriesgando la carne hasta que un optimo proceso haya sido computado. El ser humano puede hacerlo dentro de la comprension de un tiempo transcurrido tan corto que podria llamarse instantaneo”.

*** Capitulo finalmente no incluido en el “Dune” de Frank Herbert para la revista “Analog”. Extraido del “The Road to Dune”.

Traduccion libre de Danienlared.

4 Respuestas a “Dune: De Caladan a Arrakis

  1. Un atisbo del “entrenamiento Mentat”. A veces cuesta medir la dimensión de la imaginación de Frank Herbert. Gracias por publicar esta perlita.

  2. No me queda muy claro. ¿Llegó a publicarse en la revista finalmente o no?.

  3. No, no se llego a publicar. Aparece en la parte de capitulos no incluidos del “The Road To Dune”. Una joyita, verdad?. Esa parte mentat de Paul…

  4. Muy, muy interesante. 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s