En democracia no existen las zonas de exclusión ciudadana

En democracia no existen las zonas de exclusión ciudadana. No existen las No-Go-Zone. La protesta, la presión, el cabreo, los gritos y cánticos, el estoy hasta los huevos son derechos democráticos inalienables que se pueden y deben expresar en la calle y ¡en las urnas!.

El Congreso, donde reside la soberanía popular, es el lugar perfecto para hacer oír las voces de la hartura ciudadana porque es allí donde se asientan (escañan) los representantes elegidos teóricamente por el pueblo, por nosotros, y no por las cúpulas de los partidos al peso de su obediencia y sumisión al orden y mando.

Muchas cosas deben cambiar para regenerar esta democracia imperfecta, pero democracia, no lo olvidemos; no somos Corea del Norte ni Rusia.

La primera, liberar a los diputados de las cadenas de la obediencia paniguada para que sean de una vez representantes interesados en los asuntos ciudadanos, que pelean por resolverlos, capaces de explicar las dificultades e imposibles. Necesitamos un Parlamento de cristal, transparente, con luz y taquígrafos y las cuentas claras, sin más privilegios que los necesarios para el ejercicio del trabajo.

Necesitamos una democracia que genere un relato común de nuestra historia común, que pacte una Educación estable, abierta, laica y plural que genere ciudadanos libres, con criterio, críticos, responsables, maduros, exigentes.

Necesitamos una democracia que detecte y expulse a los corruptos, sean de las siglas que sean. Necesitamos una sociedad con una tolerancia cero al saqueo organizado, sean concejales, alcaldes, presidentes de lo que sea, ministros o jefes del Gobierno. Necesitamos un país con otras empresas eléctricas, con otro empresariado (hay excepciones extraordinarias). Necesitamos una democracia basada en el mérito, no en el amiguismo y el clientelismo.

Necesitamos una democracia sin privilegios, sin pluses para vivienda y manutención, sin tarjetas de 3.000 euros año para viajar en taxi, sin comedores parlamentarios a 3,50 euros al menú cuando quieren cobrar a tres los tupperware de los escolares. Otra democracia es posible, necesaria y urgente.

Tenemos derecho a rodear pacíficamente el Congreso y el parque del Retiro, si nos de la gana. Es de primero de democracia: libre expresión.

La actuación policial, bruta y desproporcionada, nace de las declaraciones de algunos políticos, como la insufrible Cospedal, y de la señora gobernadora civil de Madrid, siempre atenta a la seguridad: 1.500 policías con porras, escudos y armas para proteger a los representantes de los representados.

No dudo de la presencia de exaltados, gamberros y provocadores. Tampoco dudo de que es una táctica policial infiltrarse enmascarada entre los manifestantes para que se monte el lío, para criminalizar la protesta, el mensaje.

Las imágenes son lamentables. Tengo en la retina a dos jóvenes en el suelo sujetos por la camiseta, ya detenidos, a los que seguían aporreando. Parecían los grises. Hubo cargas incluso dentro del metro. Violencia ciega contra todo tipo de manifestante. La policía hizo su trabajo. Las autoridades pueden estar satisfechas. Ya tienen la foto: Franco no ha muerto. No me extraña que los catalanes se quieran marchar de este país. Deberíamos irnos todos. Ya lo decía el viejo chiste de los setenta: “España, una, grande y libre. Una, porque si hubiera dos nos iríamos a la otra; grande, porque cabemos nosotros y las bases americanas; libre, porque cada uno es libre de comprar el ABC en el quiosco que quiera”.

***Entrada del blog de Ramon Lobo, muy recomendable en estos tiempos. Viñeta de M.Fontdevila.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s