Dune: Los sueños de Anirul

-Solo las practicantes de la medicina Bene Gesserit pueden ocuparse de ciertas enfermedades, señor. El medico de espaldas encorvadas y cola de caballo, escupio sus palabras a Mohiam. -No deis por sentado que la Hermandad sabe mas que un graduado del circulo interno Suk. Shaddam fruncio el ceño, y aunque fingia preocupacion, estaba mas interesado en oir el informe del Supremo Bashar en cuanto la flota imperial regresara a Kaitain. -Tal vez seria mejor que mi querida esposa fuera atendida por una de las suyas. Aunque no lo admitiria ante nadie, Shaddam estaba complacido de que se estuviera volviendo loca…

Anirul dormia un sueño inquieto, y de vez en cuando emitia largas series de palabras sin sentido y sonidos extraños. La hermana Galena Yosha, una mujer menuda vestida con habito negro puso una inyeccion al cuello de la madre Kwisatz. -Esta abrumada por las voces interiores. Esto amortiguara a las Otras Memorias para que pueda descansar. Tal vez ha sondeado demasiado sin el apoyo y la guia de otra hermana. He visto casos parecidos antes y son muy graves. Una forma de posesion. -Anirul es una Bene Gesserit de rango oculto; su mision esta en un momento delicado. -No se nada de rangos o misiones. Ha sufrido un ataque, y la continua presencia de esas voces ha tenido un… efecto… pertubador en ella. -Deberiamos dejarla. Que sueñe, dijo Margot Fenring….

La soñadora soñaba con el desierto. Un gusano de arena solitario huia a traves de las dunas, intentaba escapar de un perseguidor incansable, algo tan silencioso e implacable como la muerte. El gusano, aunque inmenso, parecia minusculo en el inmenso mar de arena, vulnerable a fuerzas mucho mayores que el.

En el sueño, Anirul sentia la arena caliente contra su piel desnuda. Se agito en la cama y aparto las sabanas de seda. Anhelaba el frescor de un oasis. De repente, se encontro dentro de la mente del sinuoso animal, sus pensamientos recorrieron senderos neuronales y sinapsis no humanas. Ella era el gusano. Sintio la friccion del silice bajo su cuerpo segmentado, hogueras en el estomago cuando efectuo un frenetico intento de escapar.

El perseguidor desconocido se acercaba. Anirul quiso zambullirse en las profundidades de la arena, pero no pudo. En su pesadilla no habia sonidos, ni siquiera el ruido de sus propios pasos. Emitia un largo chillido por la garganta flanqueada de dientes de cristal.

Por que estoy huyendo?. Que temo?.

Se incorporo de subito, con los ojos enrojecidos, poseida por el terror. Habia caido en el frio suelo de la habitacion. Su cuerpo estaba magullado y contusionado, empapado en sudor. El misterioso desastre continuaba al acecho, se acercaba, pero ella no podia comprender que era.

“La Casa Corrino” de B.Herbert y K.J.Anderson.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s