Dune: Malky ante el Dios Emperador

Una pluma de luz azul anaranjada, entre ondas de choque, descendía hacia el sur para aterrizar a menos de un kilómetro de distancia. –Ah, ahí llega mi invitado -dijo Leto-. Bajarás en mi Carro, Moneo, y volverás solamente con Malky. Di a los hombres de la Cofradía que este acto les merece mi perdón, y a continuación despídeles

… Varios servidores de la Cofradía, hombres de piernas largas, salieron de la nave con una camilla que deslizaron en el Carro Real. Obedeciendo a su mandato mental, el Carro y su cargamento regresaron a la plataforma de aterrizaje… Elevo sus segmentos frontales para contemplar a Malky, que yacía como si durmiera, atado a la camilla con anchas cintas elásticas grises. Bajo la mata de pelo gris oscuro aparecía un rostro de color ceniciento. Cuánto ha envejecido, pensó Leto. –Está herido, Señor. Querían enviar a un médico. –A un espía querían enviar

… Malky abrió los ojos. Qué extraño resultaba descubrir una expresión de maldad en aquellos mansos ojos pardos!. Una sonrisa crispó los labios de Malky. –Mi Señor Leto. La voz de Malky era apenas un ronco susurro. Desvió los ojos hacia la derecha, centrándolos en el mayordomo. Y Moneo. Disculpad que no me levante para tan memorable ocasión. –Tienes dolores? -preguntó Leto. –A ratos. Movió los ojos, examinando el entorno. Donde están vuestras huríes?. –Siento tener que negarte ese placer, Malky. –Qué más da. En realidad no me siento con fuerzas de satisfacer sus demandas… No eran huríes las que mandaste a por mí, Leto. –Eran profesionales obedientes a mis órdenes. –Cazadoras sanguinarias, eso es lo que eran!. –La cazadora era Anteac. Mis Habladoras Pez no eran más que el personal de limpieza

… -Dime, viejo gusano… Moneo quedó boquiabierto. Malky dedicó unos instantes a recobrarse del dolor, y a continuación dijo: –Dime, viejo gusano, dime si este monstruoso cuerpo tuyo esconde en algún sitio un pene monstruoso. Qué susto para la dulce Hwi!. –Hace ya mucho tiempo te dije la verdad sobre este asunto… Me vas a hablar de Hwi?. –Creo que lo sabes todo. –Quiero oírlo de tus labios. Os ayudaron los tleilaxu?. –Nos dieron los conocimientos, nada más. Lo demás lo hicimos nosotros solos. Unas pocas células de mi cuerpo -repúso Malky-, y luego un desarrollo constantemente vigilado y una educación celosamente seleccionada, para producir un resultado exactamente opuesto a tu viejo amigo Malky. Lo hicimos todo en la no-camara en la que tú no puedes ver!. –Pero me entero muy bien cuando algo desaparece

… Moneo se quedó mirando a Leto cara a cara: –Señor, cancelaré la boda. Diré que… –No vas a hacer nada de eso. –Pero, Señor, si ella y Malky son… –Moneo -dijo Malky con voz ronca-, el Señor así lo ordena, y debes obedecer!… Aquel tono de burla!… -Sirves de corazón a la Senda de Oro, Moneo? -le pregunto Leto. –Ahhh, la Senda de Oro -replicó Malky, mofándose. –Sabéis que si, Señor -contestó Moneo. –Entonces tienes que prometerme que todo lo que hoy has conocido aquí no saldrá nunca de tus labios. Ni con palabras o signos podrás jamás revelarlo. –Lo prometo, Señor. –Lo prometo, Señor -se burló Malky. –Por razones de antigua admiración… y por muchos otros motivos, no puedo matar a Malky, ni siquiera pedir que lo hagas tú… y sin embargo, hay que eliminarle. –Señor, sí no os importa esperar un momento al fondo de la sala, quizá cuando volváis Malky ya no sea ningún problema… –Lo va a hacer -dijo Malky-. Por todos los dioses!. Lo va a hacer

… Leto se escabulló dirigiéndose hacía la oscuridad reinante en el extremo opuesto de la sala. Una vez más oyó la voz de Malky que gritaba: –Leto, eres el mejor!. No hay maldad en este universo capaz de superar… Un ruido sordo y blando cortó en seco la voz de Malky. Un golpe en la garganta, pensó Leto. Si, Moneo lo domina. Luego se oyó el sonido del protector transparente del balcón abriéndose, luego el raspar de la camilla en el raíl, luego el silencio. Moneo estaba asomado a la barandilla mirando hacía abajo, abajo, abajo…

“Dios Emperador de Dune”, por Frank Herbert.

***Malky es un personaje que aparece en el “Dios Emperador de Dune”, sobre todo refiriendose a su antiguo trabajo como embajador de Ix en Arrakis, y buen amigo de Leto II. Como aqui leemos, su conocimiento del Tirano, hace que los ixianos le utilicen para lanzar la “trampa” de su “sobrina” (mas bien clon), Hwi Noree, pero Leto lo ve venir.

Una respuesta a “Dune: Malky ante el Dios Emperador

  1. Interesantisimo personaje, muy aprovechable…y excelente ilustración.:)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s