Dune: Sheeana y los futar

Sheeana estaba sentada con las piernas cruzadas en el suelo del arboreto, mientras los cuatro futar merodeaban a su alrededor. Utilizaba técnicas Bene Gesserit para ralentizar su ritmo cardíaco y la respiración. Después de que el futar llamado Hrrm la viera bailar entre los gusanos, el respeto que aquellos hombres-bestia sentían por ella, hacía que estuviera segura allí dentro. Y, aunque controlaba los olores que emanaban de su cuerpo, no evitaba sus ojos. La mayor parte del tiempo los futar caminaban erguidos, pero de vez en cuando volvían a las cuatro patas. Y estaban inquietos, siempre estaban inquietos.

Sheeana llevaba minutos sin moverse. Los futar se sobresaltaban cada vez que pestañeaba, y luego seguían rondando inquietos. Hrrm se acercó y la olfateó. Ella alzó el mentón y lo olfateó a él. A pesar de la violencia potencial de aquellas criaturas, era importante que estuviera allí con ellas. Después de un prolongado estudio, estaba convencida de que podían revelar mucha más información, solo tenía que encontrar la forma de cribarla. En las profundidades de la Dispersión, habían sido creados por los “adiestradores” con la misión específica de cazar Honoradas Matres. Pero quiénes eran los adiestradores?. Sabían de la existencia del Enemigo?. Quizá a través de ellos podría entrever la clave del origen de las rameras y la naturaleza del anciano y la anciana que Duncan decía que les perseguían.

-Más comida -dijo Hrrm, andando en círculos muy cerca. El vello de su cuerpo era tieso y tupido, y su aliento olía a carne parcialmente digerida. -Hoy ya habéis comido. Si coméis demasiado os pondréis gordos. Y entonces os volveréis lentos a la hora de cazar. -Hambre -dijo uno de los futar. -Siempre tenéis hambre. La comida llegará más tarde. Los futar sentían el impulso biológico de comer continuamente y sus captoras, las Honoradas Matres, les habían tenido al borde de la inanición. Sin embargo, las Bene Gesserit tenían para ellos un saludable programa de comidas. -Háblame de los adiestradores -Había hecho la misma pregunta cientos de veces, tratando de sacarle alguna palabra nueva a Hrrm, otro pequeño pedacito de información. -Dónde adiestradores? -preguntó el futar, con un repentino interés. -No están aquí, y no puedo encontrarles si no me ayudas. -Futar y adiestradores. Amigos. Hrrm estiró los músculos, respirando ruidosamente. A los otros se les erizó el pelo y flexionaron sus músculos como si estuvieran orgullosos de su apariencia física. Por lo visto, cuando los futar estaban concentrados en algo, era difícil llevar su atención a otros asuntos. En cualquier caso, Sheeana había convencido a Hrrm (y en menor medida a los otros tres) de que las Bene Gesserit no eran como las Honoradas Matres. Hrrm ya había olvidado que años atrás había matado a una supervisora. Pero, aunque las hermanas no eran sus esperados adiestradores, habían acabado por aceptar que no había que matar y comerse a aquellas mujeres como hacían con las Honoradas Matres. Al menos eso esperaba Sheeana.

Lentamente, descruzó las piernas y se puso en pie. -Hambre -repitió Hrrm-. Quiere comida ahora. -Tendrás tu comida. Nunca hemos dejado de alimentaros, verdad? -Nunca -confirmó Hrrm. -Dónde adiestradores? -preguntó otro futar. -Aquí no. Muy lejos. -Quiere adiestradores. -Pronto. En cuanto nos digáis cómo encontrarlos

… Antes de partir hacia el planeta, un operario nervioso solicitó la presencia de Sheeana en las cubiertas de las celdas. Los futar no dejaban de aullar, y estaban mucho más inquietos que de costumbre. Uno de ellos emitió un chillido que helaba la sangre, un sonido diseñado para despertar un miedo primario en el humano. En todos los años que llevaban a bordo de la no-nave, los futar jamás habían exhibido un comportamiento tan frenético. Sheeana se plantó a la entrada del arboreto…

… Hrrm fue dando saltos hacia ella, y ella no se movió, ni se inmutó. Tenía el pelaje erizado, y enseñó los colmillos, levantando las garras. -Tú no adiestradora -dijo. -Soy Sheeana. Ya me conoces. -Lleva nosotros con adiestradores. -Ya te prometí que lo haría. En cuanto encontremos a los
adiestradores, os entregaremos. -Adiestradores aquí!. Las palabras que pronunció a continuación eran gruñidos y maullidos ininteligibles; luego dijo: -Casa. Casa aquí. -Y se tiró contra la pared. Los otros futar aullaron. -Casa?. Adiestradores? -Sheeana aspiró con asombro- Esta es la casa de los adiestradores?. -Nuestra casa! -Hrrm volvió a acercarse-. Lleva nosotros a casa. Sheeana estiró el brazo para rascarle el punto sensible que tenía en la espalda. La decisión era evidente. -Muy bien, Hrrm. Os llevaré a casa. El predador se restregó contra ella. -No adiestrador. Tú Sheeana. -Soy Sheeana. Soy tu amiga. Os llevaré con los adiestradores. Vio que las otras criaturas se habían quedado muy quietas, con los músculos en tensión, listas para saltar si daba la respuesta equivocada. En sus ojos veía un brillo amarillento, de hambre interior y desesperación. El planeta de los adiestradores!.

“Cazadores de Dune” de B.Herbert y Kevin J. Anderson.

3 Respuestas a “Dune: Sheeana y los futar

  1. El interrogante continúa: ¿cómo los Nuevos Danzarines Rostro generaron a los futar y los fibios? ¿Qué cruzas genéticas habrán usado? Lo más intrigante sin embargo, es que a pesar de servir a los NDR, tanto futars como fibios tienen capacidad para rebelarse y de hecho lo hacen, tanto cuando ayudan a los tripulantes de la no-nave a salvarse de los Adiestradores, como los fibios que colaboran con las Bene Gesserit. ¿Será su porción genética humana? ¿Será su porción de espíritu humano la que trasciende su animalidad y los hace rebelarse? Las incógnitas que plantea Herbert se ramifican maravillosamente para generar universos inesperados.

  2. Hay un intenso tufo tleilaxu en estas creaciones geneticas “aberrantes”. Y si, supongo que al darles mas capacidades, generas que sean mas independientes, porque hasta los NDR se rebelan de sus amos de los Tleilaxu perdidos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s